El Cairo, EG. Bajo el modus operandi propio del Estado Islámico, ocho policías y un transeúnte murieron en un ataque con camión bomba contra un puesto de control en la Península egipcia del Sinaí (este), informó el ministerio del Interior de Egipto en un comunicado.

Los atacantes también dispararon con lanzagranadas contra el puesto situado cerca de la ciudad de Al Arish, en el norte del Sinaí.

El ministerio detalló que además de los asesinados, cinco asaltantes perdieron la vida alcanzados por las balas de la policía.

Al Arish y sus alrededores han sido blancos de numerosos ataques reivindicados en su mayoría por Provincia del Sinaí, la rama egipcia del grupo yihadista Estado Islámico.

En la zona operan varios grupos extremistas, entre ellos Al Wilaya Sina (antiguamente llamado Ansar Beit al Maqdis), afiliado a la organización terrorista Estado Islámico o Daesh proscrita en Rusia y otros países.

Sus ataques se realizan prácticamente a diario contra las fuerzas egipcias que llevan a cabo una operación antiterrorista en la región, y en esta ofensiva han provocado la muerte de cientos de policías y soldados en estos atentados, según el gobierno.

El presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi que derrocó a su predecesor islamista Mohamed Mursi en el 2013, lleva a cabo una represión sangrienta contra cualquier oposición en Egipto. Desde su llegada al poder no ha podido controlar la inestabilidad.