Beirut.-La violencia en Siria dejó el sábado 48 muertos, incluidos 24 civiles y 18 soldados del ejército regular, afirmó la noche del sábado al domingo el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), organización con base en Gran Bretaña.

Asimismo, seis desertores murieron en los enfrentamientos, según un nuevo balance publicadas por el OSDH.

Por otro lado, "12 civiles murieron y 30 resultaron heridos en Daraya, cuando las fuerzas de seguridad dispararon contra los asistentes al entierro de los muertos de la víspera en la misma ciudad", a unos 20 km al sur de la capital siria, había declarado antes el jefe del OSDH, Rami Abdel Rahman.

"Agentes de seguridad fueron desplegados en masa en Daraya. Apoyados por francotiradores y tanques, abrieron fuego ciegamente contra el funeral, causando 12 muertos y muchos heridos", declaró a su vez, a la AFP, Osama al Shami, miembro de los Comités de Coordinación Local (CCL) en Damasco, un grupo que está animando a los opositores.

Los LCC también convocaron a "una huelga de luto de dos días", al tiempo que denunciaron el veto ruso y chino en la votación de una resolución sobre Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU.

"Rusia y China, a través de sus vetos, están confirmando su apoyo permanente al régimen sirio", opina el CCA, argumentando que la posición de Pekín y Moscú "es una cobertura de los crímenes del régimen sirio".

Siempre en la provincia de Damasco, dos civiles murieron en Dmeir, y una niña fue asesinada en Mouadamiyé, señaló el OSDH.

Seis personas murieron por disparos en la ciudad de Idleb, cerca de la frontera con Turquía, agregó.

Estas víctimas se suman a los más de 230 civiles que murieron en los bombardeos de las fuerzas del régimen, la noche del viernes al sábado, contra Homs, en el centro de Siria, según activistas.

Por su lado, las autoridades sirias han negado cualquier cualquier bombardeo contra Homs, culpando a la violencia de los "grupos armados", como lo hacen desde el inicio de la confrontación.

Es difícil confirmar estas informaciones con fuentes independientes, debido a las restricciones impuestas a la prensa extranjera, pero si el número de muertos es correcto, se trata de la jornada más mortífera desde el inicio de la revuelta contra el régimen del presidente Bashar al Assad, en marzo de 2011.

BVC