Pakistán. UN TOTAL de 153 personas que habían acudido al lugar donde se accidentó un camión cisterna para tratar de recolectar parte del petróleo que se derramaba murieron el domingo en Pakistán, luego de que comenzó un incendio repentino en el vehículo.

El médico Javed Iqbal, del Hospital Victoria en Bahawalpur, dijo que las muertes más recientes ocurrieron en un hospital en Multan, donde fueron llevados algunas de las 50 personas que resultaron con quemaduras de gravedad. Es probable que el número de muertos siga aumentando, pues decenas de personas siguen en estado crítico, afirmó Mohammad Baqar, un alto funcionario de las operaciones de rescate en la zona. Había decenas de personas con lesiones de varios grados, agregó.

Los canales de noticias locales mostraron nubes de humo negro alzándose al cielo y decenas de cuerpos quemados, así como rescatistas llevando apresuradamente a los heridos a hospitales, algunos con la ayuda de helicópteros del ejército.

Saznoor Ahmad, de 30 años, cuyos dos primos murieron por el fuego, dijo que la multitud gritaba mientras las llamas los engullían. El fuego se movió muy rápido , comentó.

Cuando las llamas aminoraron, había cadáveres esparcidos en todas direcciones y en la cercanía estaban los restos achicharrados de motocicletas y automóviles que los aldeanos habían utilizado para llegar rápido al lugar del accidente.

El camión cisterna volcó sobre la autopista nacional aproximadamente 100 kilómetros (60 millas) al suroeste de Multan. El vehículo era conducido de la ciudad portuaria de Karachi, en el sur del país, a Lahore, la capital de la provincia de Punjab, cuando el chofer perdió el control y chocó.

Residentes de una villa cercana llegaron al sitio del accidente con latas para recoger el combustible que se fugaba del tanque de almacenamiento.

La policía trató de acordonar el área, pero fue superada por decenas de aldeanos que llegaron al camión a empujones.