El ex presidente de Egipto, Hosni Mubarak, derrocado en febrero pasado por masivas protestas contra sus 30 años de régimen, será juzgado por la muerte de manifestantes y otros cargos, informó hoy la Fiscalía General de ese país.

En un comunicado, la Fiscalía General anunció que remitió a Mubarak y sus dos hijos Alá y Gamal a la corte criminal, ya que esta semana completan 45 días en detención preventiva, el periodo máximo para que un sospechoso esté bajo custodia pendiente de investigación.

Mubarak fue derrocado el pasado 11 de febrero después de multitudinarias protestas que exigían el fin de su gobierno, sobre las cuales las fuerzas de seguridad egipcias ejercieron una brutal represión que dejó más de 800 muertos.

La Fiscalía General lo puso bajo custodia preventiva el pasado 13 de abril en tanto investigaba la responsabilidad del exmandatario y sus dos hijos en esos hechos, y por señalamientos de corrupción.

Los crímenes enlistados incluyen 'asesinato intencional, intento de asesinato, abuso de poder, pérdida deliberada de fondos públicos y enriquecimiento ilícito', de acuerdo con la declaración de la fiscalía reproducida por el diario The Egyptian Gazette.

La decisión de llevar el caso Mubarak a la Corte fue anunciada cuando el depuesto mandatario y sus hijo cumplen 41 días en prisión preventiva, aunque el exlíder de 83 años se encuentra hospitalizado debido a su deteriorado estado de salud.

Mubarak sufrió una crisis cardiaca el pasado 13 de abril durante el que era su primer interrogatorio, por lo que fue ingresado a un hospital en la ciudad balneario de Sharm-el-Sheik, donde ha permanecido bajo custodia militar.

Miles de egipcios se han manifestando en la céntrica plaza Tahrir de El Cairo para exigir que el expresidente sea enjuiciado y activistas han convocado a una nueva movilización para el próximo viernes con el objetivo de demandar que se acelere el juicio.

DOCH