Moscú.- Miles de activistas rusos se manifestaron en el centro de esta capital y San Petersburgo para protestar contra la polémica ley que prohíbe la adopción de niños rusos por parte de familias estadunidenses.

La marcha de la oposición rusa contra la "ley Dima Yakovlev" reunió en el centro de Moscú entre 30 mil y 50 mil manifestantes, según los organizadores de la protesta, mientras la policía estimó la cifra en unos siete mil.

Los manifestantes, portaron pancartas con los retratos de legisladores rusos (que votaron a favor de la ley) y la palabra "vergüenza", según agencias rusas de noticias.

La protesta, también denominada "Marcha contra los Canallas", fue convocada para exigir la derogación de la "ley Dima Yakovlev" y la disolución de ambas cámaras del Parlamento, la Duma de Estado y el Consejo de la Federación, que aprobaron la polémica norma.

Además de la marcha en Moscú, otras dos mil personas, según la oposición, participaron en un mitin en San Petersburgo, la segunda ciudad de Rusia, en protesta por esa ley, a la que denominan "ley de los Huérfanos" y que entró en vigor el pasado 1 de enero.

Tras la aprobación de la ley por parte del Senado, el pasado 26 de diciembre, el periódico opositor ruso "Nóvaya Gazeta" reunió más de 100 mil firmas a favor de disolver la Duma (Cámara baja del Parlamento).

"La ley Dima Yakovlev" lleva el nombre de un niño ruso de dos años de edad que murió en Estados Unidos en 2008, después de que su padre adoptivo lo olvidara encerrado en un carro por más de nueve horas bajo un intenso sol.

El padre, quien pudo haber sido condenado a 10 años de cárcel por homicidio involuntario, fue absuelto por un tribunal estadunidense, lo que suscitó la cólera de Moscú.

La legislación rusa también prohíbe las actividades de las organizaciones que se dedican a tramitar las adopciones y suspende la vigencia del acuerdo bilateral en esta materia, suscrito en julio pasado.

Además, la nueva ley prevé establecer una "lista negra" de estadunidenses indeseables en Rusia, sospechosos de haber violado en particular los derechos de ciudadanos rusos.

Intelectuales, periodistas, organizaciones sociales y otros representantes activos de la sociedad civil rusa se han pronunciado en contra de esa ley que, en su opinión, fue adoptada en respuesta a la "Ley Magnitski".

El presidente estadunidense Barack Obama promulgó a mediados de diciembre la "Ley Magnitski", que prohíbe la entrada en Estados Unidos de funcionarios rusos presuntamente implicados en la muerte en prisión preventiva del jurista Serguei Magnitskim.

Magnitski, quien murió en 2009 en Moscú, víctima de actos violentos y privado de atención médica, había sido detenido un año antes después de haber denunciado un gigantesco escándalo financiero presuntamente urdido por miembros del Ministerio del Interior.

lgl