El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptó el sábado por unanimidad el borrador de una resolución ruso-europea que autoriza un despliegue inicial de hasta 300 observadores militares desarmados a Siria por tres meses, para supervisar un frágil cese al fuego.

La decisión del consejo de condicionar el despliegue de la misión a la evaluación de la ONU sobre el cumplimiento de la tregua refleja el temor de las delegaciones de Estados Unidos y Europa de que el Gobierno sirio no sea capaz de detener la violencia, devolver las tropas a los cuarteles y retirar las armas pesadas.

La votación se produjo horas después de que monitores de la ONU visitaran la ciudad de Homs tras meses de bombardeos.

Activistas opositores en la ciudad, epicentro de la revuelta de 13 meses contra el presidente Bashar al-Assad, dijeron que los ataques se detuvieron por primera vez en semanas antes de que las autoridades sirias permitieran el ingreso de los monitores.

El borrador de resolución dice que el envío de la misión, que se llamará UNSMIS, estará "sujeto a la evaluación del secretario general de la ONU de eventos en el país, incluido el cese de la violencia".

La resolución también señaló que "claramente no es completo" el fin de la violencia por parte del Gobierno y la oposición y advirtió de "nuevas medidas" en el caso de que no se cumpla con los términos del alto el fuego en su totalidad.

Al igual que la resolución del consejo de la semana pasada que autorizaba el despliegue de un equipo de avanzada de hasta 30 observadores, el borrador del sábado hace un llamado tanto al Gobierno sirio como a la oposición para que pongan fin a los combates que ya han provocado la muerte de miles de personas en el último año.

Tras la votación, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, dijo que Washington no apoyará extender el mandato de tres meses si el Gobierno sirio no implementa el plan de paz de Annan y que si eso sucede presionará por sanciones.

"No esperaremos 90 días para buscar medidas contra el Gobierno sirio si sigue violando sus compromisos u obstaculizando el trabajo de los observadores", aseveró Rice.

En tanto, el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, acogió con beneplácito la aprobación de la resolución y dijo que el aparente pesimismo de Rice era "de poca ayuda".

"Queremos pensar positivamente sobre la situación", afirmó.

El embajador francés Gerard Araud dijo que "nos estamos arriesgando" con el despliegue de la UNSMIS, y agregó que el Consejo tendría que considerar sanciones si Damasco continúa con la violencia.

El secretario de Asuntos Exteriores británico, William Hague, dijo en un comunicado que la resolución "aumenta la presión sobre el régimen sirio para comenzar una transición hacia un sistema político democrático y plural".

Un pequeño número de monitores ha estado en el país por una semana como grupo de avanzada mientras los diplomáticos desarrollaban el mandato para un fuerza mayor. Durante ese tiempo, el cese al fuego no ha logrado poner fin a la violencia en la ciudad más golpeada del país.

CALLES LLENAS DE ESCOMBROS

Videos de aficionados publicados en internet mostraron a los monitores siendo escoltados por grupos de residentes pertenecientes a la oposición por las calles cubiertas de escombros.

"Se envió un grupo de observadores a Homs y se reunió con el gobernador", dijo Khaled al-Masri, portavoz de la ONU.

"Ahora están visitando distritos de la ciudad".

Una misión de similar tamaño de observadores de la Liga Arabe fracasó en enero, tras sólo un mes de trabajo. Pero funcionarios de Annan han dicho que una fuerza pequeña de observadores pueden mejorar la situación cambiando las condiciones políticas del terreno.

Según la ONU, más de 9.000 personas han muerto en la revuelta contra Assad.