Una comisión humanitaria que entre el lunes y el miércoles espera recibir a 10 rehenes colombianos que la guerrilla de las FARC se comprometió a liberar, viajó el sábado a la población brasileña de San Gabriel de Cachoeira, en donde están los helicópteros que participarán en la operación.

La delegación humanitaria partió desde Bogotá hacia la población brasileña aproximadamente a las 15H50 locales (20H50 GMT), confirmó la vocera del CICR María Cristina Rivera.

La misión está conformada por tres miembros de la ONG Colombianas y Colombianos por la Paz que media en la liberación, encabezados por la ex senadora Piedad Córdoba, y dos miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), dijo la ex congresista a periodistas antes de partir para Brasil.

Según Córdoba, "la comisión permanecerá la noche del sábado en San Gabriel de Cachoeira, en donde se realizará una reunión de coordinación", y en la mañana del domingo viajará en los helicópteros facilitados por Brasil a la ciudad colombiana de Villavicencio (110 km al sur de Bogotá).

De acuerdo con la ex senadora, que en anteriores ocasiones ha intervenido en la liberación de otros plagiados de las FARC, se prevé que el lunes en la mañana la comisión parta desde Villavicencio hacia algún lugar de las selvas colombianas en búsqueda de un primer grupo de rehenes.

El martes el grupo descansará y al día siguiente volverá a salir por un segundo grupo de secuestrados, agregó Córdoba.

El pasado 26 de febrero las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla más antigua del país andino, anunció que liberaría a 10 uniformados, seis policías y cuatro militares, que se encontraban en su poder desde hace más de 13 años.

El grupo rebelde asegura que se trata de los últimos rehenes de la fuerza pública que mantiene secuestrados, aunque la Policía colombiana ha dicho que aún faltan otros dos de sus hombres.