La nueva ministra de Agricultura de Brasil, Katia Abreu, apodada la "reina de la motosierra" por ambientalistas que la acusan de promover la deforestación, rechazó enérgicamente el jueves esas críticas, diciendo que son sexistas dado a que ella es la primera mujer en ocupar el puesto.

Antes de ser nombrada ministra, la senadora Abreu era la principal figura en un poderoso cabildeo legislativo que representó a granjeros y ganaderos y que consiguió debilitar el código forestal brasileño, la ley ambiental que protege la selva tropical.

Greenpeace confirió a Abreu su simbólica "Motosierra de Oro" como crítica a su papel en ese cabildo.

Abreu dijo a periodistas extranjeros que ella y sus predecesores en los últimos 12 años tienen las mismas ideas, "así que creo que (detrás de las críticas) hay un elemento de machismo, de prejuicio contra las mujeres".

abr