París. Un grupo de militares franceses en activo publicó una nueva carta abierta en la que advierten al presidente Emmanuel Macron de que la "supervivencia" de Francia está en juego tras haber hecho "concesiones" al islamismo.

La carta publicada en la revista conservadora Valeurs Actuelles a última hora del domingo salió a la luz tres semanas después de una misiva similar en la que militares advertían ya de que se estaba gestando una guerra civil en Francia.

La carta anterior, firmada por un puñado de oficiales y una veintena de generales retirados, provocó un gran revuelo en Francia. El primer ministro la calificó de injerencia inaceptable y el general de más alto rango de Francia prometió que los responsables serían castigados.

A diferencia de la carta anterior, ésta carta está abierta a nuevas firmas y pocas horas después de su difusión ya había recibido 36,000 en internet.

"Hablamos de la supervivencia de nuestro país, de su país", reza la carta, dirigida a Macron y a su gabinete.

Los autores se describen a sí mismos como soldados en activo de la generación más joven de las fuerzas armadas, la llamada "generación del fuego".

"En Afganistán, en Malí, en África Central o en cualquier otro lugar, muchos de nosotros hemos experimentado el fuego enemigo. Algunos de nosotros hemos perdido camaradas. Dejaron la vida para destruir el islamismo al que ustedes están haciendo concesiones en nuestro suelo", dicen los autores.

"Casi todos hemos vivido la Operación Centinela", la operación de seguridad desplegada tras los atentados del 7, 8 y 9 de enero de 2015, para hacer frente a la amenaza terrorista en el territorio nacional.

"Hemos visto con nuestros propios ojos los suburbios abandonados, la conciliación con la delincuencia. Hemos sufrido los intentos de instrumentalización de varias comunidades religiosas, para las que Francia no significa nada, sino un objeto de sarcasmo, desprecio e incluso odio".

¿Militares en política?

Tras un silencio de varios días posterior a la publicación de la primera carta el pasado mes de abril, la ministra del Ejército, Florence Parly, comentó: "El ejército no está para hacer campaña sino para defender Francia"; la ministra indicó esas palabras también en alusión a una declaración de Marine Le Pen, ultraderechista que busca la presidencia, sobre su invitación a los militares para ingresar a su movimiento.

Estos militares denuncian la "desintegración" que golpea según ellos a la patria y "que, a través de un cierto antirracismo, se manifiesta con un único objetivo: crear en nuestro suelo un malestar, incluso un odio".