Santiago de Chile. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, enfrentó las críticas de exmilitares y policías que han acusado a su gobierno de supuestas irregularidades en los procesos contra 1,200 enjuiciados por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Luego de realizarse una ceremonia en el Palacio de Gobierno para recordar el golpe militar del 11 de septiembre de 1973 que dio inicio a la dictadura hace 44 años, Bachelet advirtió: No voy a permitir que se pretenda hacer ver el legítimo anhelo de justicia y reparación de miles de familias en Chile como revanchismo .

En una carta publicada hace unos días, 16 excomandantes de las Fuerzas Armadas y miembros de la policía no detallan qué presuntas irregularidades existirían en los procesos de los enjuiciados, pero afirman que se han abierto nuevos juicios no vinculados a desapariciones o muertes, que se discrimina a los militares que actuaron en la dictadura sin considerar que también hubo otros actores, activos y pasivos y que las penas son muy altas.

Cartas en el asunto

Según cifras oficiales, la dictadura dejó 3,065 opositores asesinados, unos 1,200 desaparecidos y casi 36,000 presos políticos y torturados. En 27 años de democracia sólo se han identificado 153 desaparecidos por el análisis de fragmentos de sus huesos.

Durante el evento, Bachelet anunció que enviaría al Congreso un proyecto para discutir el levantamiento del secreto que pesa sobre el informe Valech I. Este documento contiene las declaraciones de unos 35,000 ex presos políticos que relataron sus vivencias durante la represión y detalles sobre sus victimarios.

No podemos permitir justificaciones de los injustificable, verdades a medias o pactos de silencio que agravan el dolor y el daño. Es una deuda con nuestra historia , aseveró.