Luego de ganar fuerza debido a un mar inusualmente cálido en el Golfo de México, el huracán Michael golpeó el noroeste de Florida con vientos potencialmente catastróficos de 250 kilómetros por hora. Autoridades informaron de la muerte de un hombre relacionada con el huracán en el Panhandle de Florida.

Michael golpeó la costa con lluvias laterales, ráfagas poderosas y fuertes olas. Inundó calles y muelles, derribó árboles, esparció ramas y hojas, dejó sin electricidad a más de 190,000 hogares y comercios, destrozó marquesinas y envió tejas por los aires. Se escucharon explosiones, al parecer causadas por transformadores.

Dado que el huracán seguía golpeando al estado horas después de tocar tierra y que las condiciones eran demasiado peligrosas para que equipos de búsqueda y rescate salieran, no había reportes inmediatos de muertes o lesiones serias.

Michael era un fenómeno meteorológico que pasó rápidamente de una depresión tropical el fin de semana a una poderosa tormenta de categoría 4 la mañana.

Se emitieron órdenes de desalojo para más de 375,000 personas en la costa del Golfo de México.

Basado en su presión barométrica interna, Michael ha sido el tercer huracán más poderoso en golpear Estados Unidos continental, atrás de la tormenta sin nombre del Día del Trabajo en 1935 y Camille en 1969. Según la velocidad de sus vientos, es el cuarto más fuerte después de las mismas dos tormentas y de Andrew en 1992.

Parece tan poderoso que se prevé que conserve fuerza de huracán hasta la mañana de hoy mientras avanzaba hacia Alabama y Georgia. Los meteorólogos dicen que seguirá con vientos y lluvias devastadores hasta que llegue a las Carolinas, que todavía se recuperan de las históricas inundaciones del huracán Florence.

Conforme la tormenta se intensificaba, los meteorólogos veían imágenes satelitales con completo asombro. “Estamos en territorio desconocido”, escribió en Facebook el meteorólogo Dennis Feltgen del Centro Nacional de Huracanes. “El archivo histórico, que llega hasta 1851, no tiene registrado que un huracán de categoría 4 golpeara el noroeste de Florida”.