El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, anunció que concluyó el lunes una reunión entre funcionarios estadounidenses y mexicanos para "congelar" el tráfico ilícito de armas hacia México, una demanda del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para el combate de la violencia generada por el tráfico de drogas.

Ebrard dijo en su cuenta de Twitter que la llamada telefónica el fin de semana entre los presidentes López Obrador y su colega estadounidense, Donald Trump, creará un "antes y un después" en ese tema.

En la conversación, ambos mandatarios convinieron que funcionarios de los dos países discutieran las medidas a tomar a través de la frontera común para enfrentar el tráfico de armas.

La llamada se produjo tras la breve detención y posterior liberación de Ovidio Guzmán, uno de los hijos del narco "El Chapo" Guzmán, lo que provocó una ola de violencia que paralizó a Culiacán, Sinaloa.