Washington. El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó el día de ayer 9 de diciembre, una resolución en la que se rechazan las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre en Venezuela, unos comicios que, según los países que apoyaron la medida, consolidan al país como “una dictadura”.

El proyecto de resolución obtuvo 21 votos a favor, tres más de los necesarios para ser aprobado. Bolivia y México votaron en contra y hubo cinco abstenciones y 6 países ausentes.

La iniciativa, presentada por Brasil, expresa un “rechazo a la elección fraudulenta del 6 de diciembre, conducida por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro”.

La embajadora de México ante la OEA, Luz Elena Baños, planteó que más allá de las circunstancias en las que se realizó el proceso electoral el votó mexicano responde por considerar que el contenido es abiertamente intervencionista lo cual va en contra de los principios de la organización.

“Mi delegación también votó en contra del proyecto de resolución porque fue negociado entre un grupo de Estados miembros, sin abrirlo al diálogo con toda la membresía de la OEA, reiterando una práctica antidemocrática”, dijo durante su intervención en el Consejo Permanente.

La embajadora aprovechó el tema venezolano para reiterar que desde la OEA no se fomenta el diálogo y que radicaliza las posiciones y confronta a los Estados.

“Mi Delegación reitera que la Organización debe basarse en los principios del derecho internacional e interamericano que hemos construido juntos, para un multilateralismo que promueva el diálogo y la construcción de soluciones negociadas y sostenibles”. Concluyó que  son los propios venezolanos los que deben encontrar una solución en su país.

México no ha respetado el principio de no intervención

Para Francisco Gil Villegas, profesor-investigador del Colegio de México (Colmex), defender el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos no constituyen un impedimento para que México se pronuncie en contra de prácticas violatorias.

Consideró que el principio de no intervención no se ha respetado durante el actual gobierno como ocurrió en el caso de derrocamiento de Evo Morales en Bolivia.

“Hay un problema muy serio de inconsistencia que tiene el gobierno de México porque ya fue violatorio ante los principios de intervención y autodeterminación de los pueblos”, opinó.

El académico enfatizó que México se está alejando peligrosamente del multilateralismo con una posición de aislamiento y de confrontación en el seno de la OEA después de haber tenido liderazgo en la diplomacia multilateral, lo cual le deja la puerta abierta a Brasil para tomar su lugar.

“México tiene un problema de creciente aislacionismo que lo va a ubicar del lado de Venezuela, Bolivia y Cuba lo que generará  desconfianza por parte de otros países”, dijo.