El embajador de El Salvador en México, Carlos Enrique Cáceres Chávez, quien presentó cartas credenciales el pasado 30 de octubre, comentó a El Economista que México ha tratado con humanidad el tema de las caravanas migrantes centroamericanas.

—¿Cómo ha sido el trato del gobierno mexicano a los migrantes salvadoreños?

Creo que México ha visto con humanidad el tema de la migración al incorporar a salvadoreños y otros migrantes a actividades laborales en Chiapas. Ha sido un esfuerzo muy grande que no se había visto. Ve con optmismo la llegada de AMLO.

—Debido al dinámica creciente de la migración, ¿su país ha abierto nuevos consulados en México?

El pasado 13 de diciembre abrió sus puertas el nuevo consulado de El Salvador en Tijuana y eso ayudará a atender a los salvadoreños que lleguen hasta la frontera norte de México.

—¿Las caravanas vienen a reformar a la migración?

Desde El Salvador, creemos que se ha suscitado un cambio en la forma de migrar y de cómo entrar a otros países. Coincidimos en que se tiene que trabajar para que los migrantes no salgan de su país de origen por obligación.

—¿La migración de ciudadanos salvadoreños ha crecido?

La migración de salvadoreños no es nueva. Alrededor de 250 salvadoreños dejan el país al día, tenemos registrado que en la caravana que partió desde Honduras el 12 de octubre, a la cual se unieron salvadoreños, salieron unos 2,800, de los cuales 400 regresaron y 600 solicitaron su calidad de refugio en México y están incorporados a actividades laborales en lo que se resuelve su situación.

—¿Cuántos salvadoreños permanecen en la frontera de México con Estados Unidos?

Había 200 en albergues y calculamos que 1,400 o 1,600 permanecen en la frontera norte, si hacemos una comparación en los números no hay mucha diferencia para decir que se ha incrementado la migración.

—¿Cuál es la principal razón que propicia la salida de salvadoreños de su país?

El fenómeno de la inseguridad en Centroamérica (y) la pobreza, pese a que se ha reducido el índice. Los salvadoreños buscan una mejora en las condiciones de vida.

Este mes tendremos una reunión de autoridades tanto de México como de los tres países del Triángulo Norte para seguir avanzando.

Para tratar de mejorar las condiciones económicas, ha surgido por parte de varios países el Plan de Desarrollo Integral para los países del Triángulo Norte de Centroamérica.

Considero que la iniciativa es una buena estrategia. Formular un plan de desarrollo entre los cuatro países para integrarse y buscar soluciones al fenómeno migratorio, y que México colabore con la asistencia económica y social, habla de la importancia de tratar los temas de interés común.

—¿Cómo proyecta la relación bilateral con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia?

Hay mucho optimismo con la nueva administración mexicana, el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene una vocación latinoamericana y una visión positiva hacia América Latina, creemos que habrá un cambio productivo en sus relaciones internacionales con la región.

—Sobre comercio, ¿qué petición le haría al gobierno mexicano?

Nos interesa que se quiten barreras no arancelarias; si México es deficitario en la pesca de camarón, que compre camarón centroamericano.

El Salvador apenas exporta 80 millones de dólares al año a México, mientras que México exporta cerca de 800 mdd (a El Salvador). Se requiere una relación comercial equitativa, por lo que se tiene que trabajar en eso, después de EU, México es el inversionista más importante para El Salvador, como en los ramos de telefonía, alimentos y banca.