Ciudad de México. “Definitivamente, hemos perdido a México”, lamentó la organización Human Rights Watch (HRW), sobre la posición mexicana en la lucha por la preservación de los derechos humanos y la reinstauración de la democracia en Venezuela.

México se alineó con Irán y Nicaragua, entre otras naciones, para apoyar una resolución presentada por Venezuela e Irán, que dificulta la rendición de cuentas de la dictadura de Nicolás Maduro ante organismos internacionales.

“El Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó una resolución que hace referencia al impacto de las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela, y establece que la crisis en el país sudamericano debe ser resuelta sin injerencia extranjera”, informó la agencia Notimex, sin mencionar el nombre de México.

Se trata de un claro espaldarazo del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“La resolución está plagada de promesas vacías para evitar rendir cuentas”, expresó a través de Twitter José Miguel Vivanco, presidente ejecutivo para América de HRW.

El documento, titulado “Fortalecimiento de la cooperación y asistencia técnica en el campo de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela”, fue presentado por Irán, Turquía, Rusia, República Popular Democrática de Corea, Nicaragua, Argelia, Siria y Palestina en el marco del 42 período ordinario de sesiones de la ONU.

“Venezuela saluda está resolución y hace votos por continuar profundizando la cooperación respetuosa con el Consejo de Derechos Humanos, en condiciones de igualdad y sin injerencias”, escribió el canciller venezolano.