Ciudad de México. Al paso de los años la crisis en Venezuela da muestras de que se está cronificando.

Ha sido Henrique Capriles el que se atrevió a poner el cascabel al gato al decir que la presión y las promesas de Donald Trump no sirvieron para nada: “A mí como venezolano dentro de Venezuela, su gestión no significó nada, solo le funcionó a Trump para ganar políticamente en Florida” (El País, 16 de mayo).

El pasado viernes el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, habló de la posibilidad de que México forme parte de un grupo de mediación entre la oposición y el gobierno de Nicolás Maduro.

La oposición venezolana sufrió una grave fisura el 18 de febrero de 2014 cuando el opositor y líder del partido Voluntad Popular se entregó a la policía bajo la petición de la fiscalía. Desde ese momento la oposición no se ha cohesinado. Han sido 7 años de compleja interacción entre los partidos de la oposición.

El líder de la misma, Juan Guaidó, levantó una importante expectativa cuando tomó la presidencia de la Asamblea Nacional (Congreso) en enero de 2019, sin embargo, en la actualidad su imagen está muy desgastada a raíz de que el gobierno de Maduro publicara un contrato firmado por Guaidó y su entonces asesor JJ Rendón (conocido en México por haber asesorado a varios candidatos en el pasado), con la empresa de seguridad Silvercorp dirigida por el militar retirado de origen estadounidense Jordan Goudreau.

Al ser descubierto Rendón aceptó que junto a Guaidó llegaron a un acuerdo con la empresa de Goudreau para derrocar a Maduro.

El viernes, el secretario Ebrard comentó que la postura del Gobierno de López Obrador ha sido “hacer una negociación entre ambas partes y tratar de buscar acuerdos”, sin embargo, apunto que “no puedo confirmar” que México participe en la mediación “porque puedo poner en peligro procesos que son muy complejos”.

Ebrard vs Almagro

Por otra parte, el canciller mexicano hizo pública su opinión sobre la gestión del secretario general de la Organización de Estados Americano (OEA), Luis Almagro.

Durante la conferencia de prensa del presidente AMLO, Ebrard señaló que “la actuación del secretario general de la OEA, el señor Almagro, ha sido una de las peores de la historia” del organismo, debido a que Almagro ha actuado sin consultar a los estados miembros y ha tenido “dudosas actuaciones”, y habló del caso de Bolivia.

Horas después, Almagro le respondió a través del canal de noticias colombiano NTN24: “Le deseo que ninguna obra más que él haya hecho como jefe de gobierno (...) se derrumbe”, en alusión a la línea 12 del metro de la ciudad de México.

geopolitica@eleconomista.mx