China y Rusia trabajan juntos para desafiar el liderazgo de Estados Unidos en el mundo, socavar a los gobiernos democráticos y obtener poderío militar y tecnológico sobre Estados Unidos, dijo a un pánel Daniel Coats, director de Inteligencia Nacional, en una audiencia en el Senado. Los expertos no mencionaron ninguna crisis en la frontera con México, por la que Trump ha considerado declarar una emergencia nacional.

Moscú y Beijing “están más alineados que en cualquier otro momento desde mediados de los 50” y su influencia global no deja de aumentar, dijo Coats.

“Moscú está organizando activos de ataques cibernéticos para permitir que interrumpa o dañe a civiles de Estados Unidos e infraestructura militar durante una crisis”, apunta el texto.

El director del FBI, Christopher Wray, la directora de la CIA, Gina Haspel, y otros altos funcionarios se unieron a Coats en una discusión que cubrió una amplia gama de desafíos de seguridad nacional, incluidos los ataques cibernéticos que tendrán como objetivo interrumpir las elecciones presidenciales del 2020 y la continua amenaza que representan el Estado Islámico y otros grupos terroristas.

El análisis pone en duda el objetivo del presidente de que Corea del Norte se despoje de su armamento nuclear, pues las agencias de inteligencia dijeron que eso difícilmente sucederá.

“Evaluamos actualmente que Corea del Norte tratará de conservar sus (armas de destrucción masiva) y difícilmente cederá todas sus armas nucleares y capacidad de producción, porque sus líderes consideran que las armas nucleares son cruciales para la supervivencia del régimen”, sostuvo Coats en una declaración inicial.

Coats agregó que Irán continuó patrocinando el terrorismo en Europa y el Medio Oriente, apoyando a los hutíes en Yemen y a los militantes chiítas en Irak. También dijo que creía que los partidarios de línea dura de Irán continuarían desafiando a sus rivales centristas.