El presidente Donald Trump anunció la cancelación de la cumbre que tendría con el dirigente de Corea de Norte, Kim Jong-Un, el 12 de junio en Singapur.

El gobierno de México, por medio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, expresó su deseo de que haya “condiciones en el futuro cercano para reanudar el diálogo entre ambos países, en aras de la desnuclearización de la península coreana, y de la paz y la seguridad en esa región y en el mundo. Asimismo, hacemos votos por la continuación del diálogo intercoreano”, señala el comunicado.

El académico y embajador de carrera, Eduardo Roldán, consideró lamentable la medida, ya que se detiene un acuerdo de paz en una región conflictiva durante los últimos 60 años.

“Siempre he sido optimista, pero moderado, la cumbre Estados Unidos y Corea del Norte generó mucha expectativa mundial. Era una excelente oportunidad para la paz mundial.

“Ante la estrategia de John Bolton (aplicar el modelo libio, es decir, derrocar al presidente), Corea del Norte sintió que se le estaban imponiendo condiciones. Con esta cancelación vamos a regresar a lo mismo de siempre, una amenaza, un castigo, una sanción en Naciones Unidas”, explicó.

El otrora jefe de la cancillería en la embajada de México en Seúl, declaró que de acuerdo al contexto de Estados Unidos, el presidente Donald Trump carece de credibilidad entre su electorado por el caso ruso, por lo cual busca mostrarse duro frente al mundo y para que los republicanos se fortalezcan en las elecciones de noviembre.

“Estados Unidos quiere decir que no es su culpa sino de los norcoreanos; es un juego de poder. La comunidad internacional debe seguir presionando a ambas partes para que reinicien la negociación”, comentó Roldán.