Ante la eventual llegada de una nueva caravana migrante de Honduras, el subsecretario para América Latina y el Caribe de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes Zúñiga, aseguró que México seguirá trabajando el tema con humanidad además de que ya está trabajando en acciones concretas para responder a lo que vaya sucediendo.

“Evidentemente la afluencia es mucho menor de lo que se esperaba, al inicio se hablaba de 15,000 personas pero sabemos que en tránsito por Guatemala vienen entre 1,000 y 1,500. No sabemos cuántos lleguen a México pero sin duda estamos hablando que sólo se trata del 10% de la cifra que se tenía previsto. Hay una gran coordinación institucional entre las secretarías y los órganos encargados en México así como con los tres embajadores de los países”, declaró a medios luego de participar en la ceremonia de clausura de la LXIV Reunión del Consejo Directivo del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe (FILAC) realizada en la SRE.

Agregó que autoridades mexicanas así como funcionarios de las embajadas de Guatemala, Honduras y El Salvador se reunirán mañana en Tapachula en el Instituto Nacional de Migración (INM) para que haya absoluta concordancia y cooperación con el INM, La Secretaría de Seguridad Pública y la Secretaría de Gobernación. Además, preciso que los propios países están haciendo esfuerzos y acciones para no permitir el tránsito de menores no acompañados.

Política exterior 

En otros temas, el subsecretario negó que haya silencio por parte del gobierno mexicano en política exterior respecto al tema de derechos humanos y las crisis en Nicaragua y Venezuela por lo que recordó que México ha expresado su preocupación tanto en foros u organismos, como la OEA, por lo que pasa en ambos países.

Informó que México y el gobierno de Nicaragua están acordando una visita, no una misión de observación, para que las autoridades mexicanas puedan presenciar y percatarse de cómo es la situación de las empresas mexicanas allá, de la Embajada así como lo que está sucediendo.

"Hemos sido muy claros de retomar los principios constitucionales de no intervención, libre autodeterminación, solución pacífica de los conflictos y la solución para el desarrollo. Además, con Nicaragua nos une una historia política diplomática enorme y seremos sumamente respetuosos de la soberanía y sus asuntos internos”, concluyó.