En un combativo inicio de su visita a la OTAN, Donald Trump afirmó que un proyecto de oleoducto hace que Alemania esté “totalmente controlada” y sea “prisionera de Rusia”.

En un tenso intercambio de declaraciones con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, Trump se opuso a que su país tenga que proteger a Alemania cuando la nación europea esté haciendo tratos con Rusia.

“Tengo que decir que creo que es muy triste que Alemania haga un masivo acuerdo de petróleo y gas con Rusia, donde se supone que debemos ser la protección contra Rusia”, dijo el mandatario estadounidense durante un desayuno con Stoltenberg, su primer acto tras aterrizar en Bruselas. “Se supone que nosotros tenemos que protegerlos contra Rusia, pero ellos están pagando miles de millones de dólares a Rusia y creo que eso es muy inapropiado”.

El dirigente pareció referirse al oleoducto Nord Stream 2, que llevará gas desde suelo ruso a la costa nororiental alemana, en el mar Báltico, pasando por naciones de Europa del este como Polonia y Ucrania y doblando la cantidad de gas que Rusia puede enviar directamente a Alemania. Estados Unidos y algunos miembros de la Unión Europea se oponen a la vasta tubería submarina alegando que podría dar a Moscú una mayor influencia sobre Europa occidental.

“Alemania, en lo que a mí respecta, es prisionera de Rusia”, dijo Trump, que instó a la OTAN a revisar el asunto.

Más tarde, Trump tuiteó un video de la conversación. Queda claro, Trump no soporta a Merkel.