Alemania quiere ayudar al presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, a combatir el desempleo, dijo la canciller Angela Merkel el lunes, pero rechazó las sugerencias de que su país debería hacer más para apoyar a las economías europeas reduciendo su superávit comercial.

Merkel felicitó a Macron por la "espectacular" victoria electoral del domingo y dijo que él "lleva las esperanzas de millones" en Francia, Alemania y otros lugares de Europa.

"Lideró una campaña pro-europea valiente, defiende la apertura al mundo y está comprometido decisivamente con una economía social de mercado", dijo Merkel en una conferencia de prensa.

La canciller alemana acogió con satisfacción el compromiso de Macron con las continuas reformas económicas y dijo que la cooperación bilateral sigue siendo una piedra angular de la política exterior alemana.

"Me gustaría ayudar, especialmente con la reducción de la tasa de desempleo en Francia", dijo Merkel, aunque destacó que la reducción del persistentemente alto superávit comercial de Alemania era un problema mucho mayor.

"Una parte del superávit de las exportaciones está vinculada a la calidad de nuestros productos", dijo Merkel cuando se le preguntó sobre las sugerencias hechas durante la campaña presidencial francesa de que Alemania debía ayudar a las economías europeas rezagadas a importar más.

"Otra parte de él está vinculado a las políticas del Banco Central Europeo, en las que no podemos influir", agregó Merkel. "Los aumentos salariales están ahora superando el crecimiento de la productividad y si nos fijamos en las previsiones, el (...) superávit caerá levemente en los próximos años".

Merkel dijo que se espera que Macron -quien asumirá su cargo el 14 de mayo- visite Alemania muy pronto y que esperará escuchar sus propuestas sobre cómo fortalecer el papel de Francia en Europa.

erp