El mercado laboral en Estados Unidos, en línea con las tendencias globales, ya muestra una tendencia sostenía de recuperación. Uno de los indicadores más importantes, las solicitudes de ayuda por desempleo al gobierno llegaron a 267,000 en una semana. Lo que implicó un nivel mínimo récord, después de que durante el año pasado se registraran al programa poco más de 900,000 personas en situación de desempleo por la crisis de Covid-19.