Montevideo. En paralelo a la concreción del Grupo de Contacto Internacional (GCI), Uruguay, México y los países de la Comunidad del Caribe instalaron el Mecanismo de Montevideo, una iniciativa que aboga por el diálogo “sin condiciones”, pero que no ha tenido avances en su mes y medio, lo que ha generado la molestia del gobierno mexicano, que entiende que Uruguay no ha hecho los esfuerzos suficientes y que no están trabajando conjuntamente.

Quien sí dará un paso adelante es el GCI. Un mes y medio después de la primera reunión en Montevideo, el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, y la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, se volverán a ver las caras para evaluar y continuar delineando la hoja de ruta del GCI, que busca una salida a la crisis que vive Venezuela, según confirmaron a El Observador desde el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El encuentro será en Quito y contará con la participación de los cancilleres de Ecuador, Bolivia y Costa Rica, y altos funcionarios de Alemania, Francia, España, Italia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y Suecia.

Parte de la delegación uruguaya, encabezada por el director de Asuntos Políticos de la cancillería, Raúl Pollak, viajará el día de hoy hasta la capital de Ecuador para participar de las reuniones preparatorias del encuentro de cancilleres.

La reunión se producirá en medio del aumento de la tensión entre Estados Unidos y Rusia por Venezuela, tras la llegada de dos aviones militares del gobierno de Vladimir Putin con un centenar de militares con 35 toneladas de material no especificado, bajo el comando del mayor general Vasily Tonkoshkurov.

El arribo, ocurrido este fin de semana, provocó la respuesta del gobierno del presidente Donald Trump, que a través del secretario de Estado, Mike Pompeo, advirtió a su par ruso Serguéi Lavrov, que no permanecerá de brazos cruzados.