Buenos Aires. El presidente argentino, Mauricio Macri, comenzó una nueva etapa en su estrategia política.

Mientras la economía no le da buenos resultados en un año electoral, salió a atacar a sus adversarios políticos con fuertes declaraciones.

En una entrevista televisiva cuestionó los negocios de su padre, Franco Macri. También atacó a Roberto Lavagna, exministro de Economía, quien “estuvo en todos los gobiernos anteriores”, y a Cristina Fernández, porque “no cuidó a sus hijos”.

En el reportaje con Luis Majul en América apuntó en primer lugar a Cristina Fernández, quien “le echa la culpa a los demás de las cosas que hizo”.

Además, dijo que cree que “no está bien, es una persona que niega la realidad”. Como suele ocurrir, la expresidenta es su rival preferida para confrontar. Pero en este caso también se refirió a uno de los temas de la semana pasada, la salud de su hija, Florencia Kirchner.

Expresó que “Cristina no cuidó a los hijos, los involucró en las cosas que hizo”. También aseguró que “no ayuda con sus visiones arbitrarias, con su realismo mágico”. Por otro lado, se diferenció de Fernández por el video que ella publicó esta semana y dijo que él no quiso “hacer uso político de la muerte” de su padre.

(En el video, Fernández pide a los argentinos no hacer uso político la enfermedad de su hija).

Eso le dio pie a otro de los temas álgidos de la noche, ya que expuso que tuvo una relación “muy intensa” con Franco y que el duelo por su muerte “recién comienza”. También comentó que siente “orgullo” por el padre que tuvo, pero lanzó una acusación muy fuerte. Dijo que su padre “era parte de un sistema extorsivo del kirchnerismo, en que para trabajar había que pagar”.

“Es un delito lo que hizo mi padre”, refirió.

Macri remató diciendo que hoy se puede investigar a la familia del presidente, “antes no”.