Un convoy con comida y medicinas para la asediada ciudad siria de Madaya entró en esa localidad el jueves 14 de enero, informó un periodista de la AFP.

NOTICIA: Gobierno sirio permite entrada de ayuda a Madaya

Seis camiones con el emblema de la Media Luna roja siria entraron para distribuir la ayuda, el segundo convoy de este tipo que llega a Madaya esta semana, tras la muerte de al menos dos decenas de personas por hambre desde diciembre.

Paralelamente otros tres camiones entraron en las localidades chiitas de Fuaa y Kafraya, asediadas por los rebeldes, según una fuente militar.

La ayuda fue organizada por la ONU, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Media Luna Roa siria.

En cuanto a la ayuda para la ciudad rebelde de Zabadani, cercana de Madaya y también asediada por el ejército regular sirio, varias organizaciones humanitarias pidieron permiso a Damasco, y están "dispuestas a intervenir en los próximos días en cuanto lo aprueban" las autoridades, indicó Linda Tom, una portavoz de la Oficina de asuntos humanitarios de la ONU.

NOTICIA: Siria está lista para asistir a pláticas de paz con oposición

La ONU y las potencias occidentales han criticado con dureza el asedio de las fuerzas del régimen de Bashar al-Assad en esa localidad, donde más de 20 personas murieron de hambre, según organizaciones humanitarias.

Un portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Pawel Krzysiek, había anunciado que un convoy de 44 camiones con ayuda humanitaria se dirigía desde Damasco a Madaya.

"La prioridad es la harina de trigo y los productos de limpieza", precisó.

El convoy también transportaba a personal médico, incluido un nutricionista del CICR que atenderá a los habitantes, añadió.

Entretanto, otro convoy de 17 camiones partió de Damasco para llevar ayuda a los 20,000 habitantes las localidades chiitas de Fua y Kafraya, sitiadas por los rebeldes en la provincia de Idleb (noroeste).

El gobierno ya permitió el lunes que decenas de camiones llevaran ayuda humanitaria a esas tres ciudades, por primera vez en cuatro meses.

La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU aseguró que habrá una tercera entrega de ayuda en los próximos días.

Evacuaciones en "los próximos días"

Camiones con el logotipo de la Media Luna Roja siria circulaban alineados en una carretera de las afueras de Damasco, dijo un fotógrafo de la AFP.

Pequeños vehículos con la bandera azul de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) encabezaban el convoy.

"Nos anima el haber conseguido alcanzar esas ciudades donde miles de personas están atrapadas desde hace mucho tiempo", declaró el coordinador de asuntos humanitarios de la ONU en Siria, Yacub el Hillo.

Este reconoció que las entregas en Fua y Kafraya podrían verse aplazadas por culpa de las complejas medidas de seguridad impuestas en la zona, pero esperó que las operaciones puedan proseguir.

"La verdadera solución para esta situación, para los apuros de la población sitiada en esas localidades, es que se levante el asedio", consideró El Hillo.

NOTICIA: Sirios mueren de hambre en ciudades tomadas por rebeldes

Según él, la Organización Mundial de la Salud (OMS) entabló "conversaciones directas" con las autoridades sirias para conseguir una evacuación segura de los habitantes de Madaya que necesitan una atención médica urgente.

"Hemos encontrado casos muy urgentes en Madaya que necesitan ser transferidos rápidamente al hospital. Esperamos que esto ocurra en los próximos días", dijo El Hillo.

Cuidados médicos necesarios

Una niña de ocho años que necesitaba atención médica especializada pudo salir de Madaya y dirigirse a Damasco junto a sus padres, donde está recibiendo tratamiento, explicó El Hillo.

La ONU pidió la evacuación de cerca de 400 habitantes de Madaya que necesitan cuidados médicos de forma inmediata.

El enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, aseguró el miércoles que las potencias mundiales intentarán lograr una "acción inmediata" para prestar ayuda a las zonas sitiadas en Siria, tras una reunión en Ginebra con los embajadores de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas: Reino Unido, China, Francia, Rusia y Estados Unidos.

Fua, Kafraya, Madaya y el cercano feudo rebelde de Zabadani eran objeto de un alto el fuego firmado por los rebeldes y el régimen en septiembre.

El gobierno de Asad y la ONU defendieron este tipo de treguas locales como una manera de poner fin a los combates en Siria, donde más de 260,000 personas murieron desde 2011.

Una nueva ronda de conversaciones de paz debería celebrarse el 25 de enero en Ginebra, pese al temor de que las tensiones diplomáticas entre Irán y Arabia Saudita, que apoyan a bandos distintos en la guerra, puedan echar a perder el proceso.

rarl