Bedford. La sorprendentemente fuerte presencia de Marco Rubio en los caucus de Iowa remodeló la ya intensa competencia en New Hampshire entre los candidatos republicanos, lo que lleva a algunos a agudizar sus ataques contra el senador novato de Florida por delante de las primarias de la próxima semana.

El sentido de urgencia se exhibió el martes, cuando el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie menospreció la resistencia, su inteligencia e incluso la hombría de Rubio.

Esto no es una elección del consejo estudiantil. Se trata de una elección a la presidencia de Estados Unidos. Vamos a conseguir que el chico salga de la burbuja , dijo Christie, burlándose sobre las apariciones de campaña de Rubio que se han mostrado estrictamente controladas.

Por su parte, el exgobernador de Florida, Jeb Bush, amplió su línea de ataques más allá de Donald Trump para incluir a Rubio y al senador Ted Cruz, quien resultó ganador en Iowa. Bush dijo en una reunión que Rubio, de 44 años, y Cruz, de 45 años, no tenían la experiencia de vida para ser.

Durante las últimas seis semanas, los cuatro principales candidatos republicanos incluyendo también el gobernador de Ohio, John Kasich han mirado a New Hampshire como su campo de pruebas. Pero el cálculo de los cuatro fue cambiado en Iowa, donde los tres gobernadores, cada uno, terminó con sólo un dígito de votantes, mientras que Marco Rubio subió en la tabla con la diferencia de sólo un punto porcentual atrás de Trump, que quedó en segundo lugar.

Con sólo una semana para las primarias de New Hampshire, el potencial de los votantes podría eliminar con eficacia a algunos candidatos de la batalla por la nominación, las apuestas son altas y el tono es cada vez más confrontacional.

Antes de Iowa, los últimos sondeos de Nueva Hampshire mostraron a Bush, Cruz, Kasich y Rubio en un empate estadístico con el segundo lugar, con Christie arrastrando algunos puntos atrás. Donald Trump ha llevado por mucho tiempo el primer lugar por aproximadamente 20 puntos porcentuales.

Se espera que las siguientes primarias del próximo martes 9 de febrero ayuden a aclarar el clima en el caótico campo republicano, estableciendo o afirmando a uno o dos candidatos para ser las opciones de consenso para donantes del partido y otros líderes republicanos.