Decenas de miles de personas marcharon en Nueva York para protestar contra la brutalidad policiaca dirigida, en especial hacia los afroestadunidenses desarmados, en esta ciudad y en todo Estados Unidos.

La manifestación de Nueva York hizo eco de la multitudinaria protesta de Washington D.C., llamada como la Marcha de los Millones , contra la decisión de dos grandes jurados de no presentar cargos a los oficiales de policía que causaron la muerte de afroestadunidenses.

Los dos casos que generaron las marchas son los de Michael Brown, muerto en agosto pasado por un policía en la comunidad de Ferguson, en el estado de Misuri, así como el de Eric Garner, sofocado a muerte por un oficial de policía en julio pasado, en Nueva York.

Nicole González, quien sostenía un cartel que decía en español No puedo respirar , que fueron las últimas palabras de Garner, expresó que es importante que los jóvenes latinos y afroestadunidenses salgan a la calles a manifestarse y despertar conciencia entre el resto de la sociedad sobre el acoso policial.

Mi madre es negra, mi padre es negro, mi hermano es negro y mis hijos van a ser negros. Y aunque yo nunca he experimentado acoso de la policía en Nueva York, he salido a marchar por ellos, para que no sufran la misma injusticia que otros han padecido , dijo González, cuya familia provino de Panamá.

Con carteles donde se leía La vida de lo negros importa , El tejido social es desgarrado por el racismo y Sin justicia no hay paz , la marcha atrajo a personas de todas las razas y de todas las edades. Destacaban cientos de miles de jóvenes en edad universitaria.

David Montes de Oca, cuya familia emigró desde Ecuador y fue víctima del acoso policial, clamaba en un altavoz la consigna en español: La migra, la policía, la misma porquería .

Igual que los policías de las ciudades en Estados Unidos, el sistema migratorio es igualmente basado en políticas racistas. Debemos acabar el racismo en Estados Unidos, en general, así como la militarización tanto de policías como del sistema migratorio , expresó.

La marcha comenzó a las 14:00 horas en la plaza Washington, se desplazó a la parte media de Manhattan y terminó al atardecer en el Barrio Chino, frente a la estación de la policía.

Umaara Elliott, una de las organizadoras de la marcha, consideró en un comunicado que el racismo sistémico tanto abierto como encubierto está cegando vidas de la población afroestadunidense a una tasa inaceptable .

Exigimos que se tomen medidas a todos los niveles de gobierno para garantizar que terminen estos asesinatos racistas de parte de la policía , enfatizó Elliott.