El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, informó que a los 2,400 migrantes que ingresaron a México el pasado fin de semana ya se les ha adherido a las diferentes opciones legales que ofrece el gobierno mexicano y sentenció que nadie va encontrar violencia por parte de las autoridades.

“El fin de semana ingresaron 2,400 migrantes, en su mayoría hondureños, de manera ordenada. Se les ha ofrecido los diferentes estatus legales que pueden obtener en México como: refugio, permiso temporal, incorporarse al programa de bienestar que tiene varias acepciones en el sur de México, como el programa Sembrando Vida, o bien en su caso una vez bien informados el retorno asistido”, informó el canciller a medios de comunicación en la sede de la cancillería mexicana.

El canciller rechazó que haya una emergencia migratoria centroamericana aunque indicó que no se sabe si arribará otro contingente como el de alrededor de 1,000 migrantes que intentaron ingresar este lunes a México.

Ebrard precisó que alrededor de 1,000 migrantes ya solicitaron retorno asistido a sus países con ayuda del gobierno mexicano, de los cuales 110 personas ya salieron vía aérea por Villa Hermosa, Tabasco, con destino a Honduras, mientras que por vía terrestre retornarán 144 migrantes a Honduras.

“México tiene una de las posiciones más generosas en el mundo respecto a los migrantes que vienen a nuestro país, en pocos países te ofrecen o refugio o trabajo temporal en la región sur, o el programa de bienestar en la región sur, o inclusive empleo en el país del que tu vienes”, manifestó.

Ebrard destacó que los migrantes restantes estarán tomando la alternativa de refugio. “Este año México estará otorgando mucho más refugios que en años anteriores, la condición de refugio está establecida en la ley, y el número de refugio ha crecido 10 veces en un año, y México seguirá otorgando refugio a las personas que lo necesitan”, sentenció.

Aseguró que se ha podido hacer un proceso ordenado y se está trabajando en las diferentes alternativas que ofrece México para que cada persona decida qué hacer.

“Si alguien está buscado violencia en México no la va a encontrar por parte de las autoridades. Habrá una acción sensata, razonable y prudente pero sí firme porque tenemos que cumplir un ordenamiento”, aseveró el secretario de Relaciones Exteriores.

“México está creando 20,000 empleos en Guatemala, Honduras y El Salvador, ya hay en este momento 154 personas inscritas en los programas que México está financiando en sus países de origen, esperamos y mantendremos está posición, la opción está en crear posibilidades y oportunidades”, recordó.

Por su parte, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que la Guardia Nacional se ha apegado a su papel de ordenamiento de la entrada de los migrantes.

“Las personas entrarán de manera ordenada, segura y respetando las leyes mexicanas y eso es lo que hemos hecho. De ninguna manera ha habido un acto que pudiéramos llamar de represión ni siquiera de molestia, simplemente ha sido ordenar esta migración. Todas las instancias de gobierno y las secretarías hemos estado permanentemente en contacto, y coordinadamente la Secretaría de Relaciones Exteriores atendiendo el tema migratorio”, dijo.

Ambos funcionarios destacaron que el despliegue de más elementos de la Guardia Nacional en la frontera con Guatemala dependerá del contingente migratorio.