Seattle. Las protestas ganaron las calles de Estados Unidos el fin de semana, en las que no faltaron choques con la policía que lanzó gases lacrimógenos para dispersar las multitudes en medio de una ola de ira por el despliegue de agentes federales para contener las manifestaciones en las principales ciudades del país.

Los manifestantes marcharon en Austin, Texas; en Louisville, Kentucky; en Nueva York; Omaha; Oakland y Los Ángeles, California, además de Richmond, Virginia.

En Austin, un hombre falleció en un tiroteo ocurrido en la noche del sábado durante la protesta que tuvo lugar en el centro de la capital de Texas.

El testigo Michael Capochiano dijo al diario Austin Statesman que el incidente tuvo lugar cuando un hombre buscó embestir con su auto a la multitud.

El coche fue rodeado por vociferantes manifestantes, y uno de ellos se aproximó cargando un rifle. El conductor sacó un arma por la ventanilla y realizó varios disparos, impactando en el hombre con el rifle, antes de salir del lugar a toda velocidad, relató.

En tanto, el sonido de pequeñas y reiteradas detonaciones se escuchó en algunas calles de Washington, y el humo se elevó desde un área donde los manifestantes habían prendido fuego a los remolques.

En Seattle, la policía dijo haber arrestado a 45 personas en el marco de las protestas, las que calificó de “disturbios”.