El nuevo gobierno proeuropeo holandés del liberal Mark Rutte prestó juramento el lunes bajo el fuego de críticas por las medidas de austeridad previstas en el acuerdo de la coalición oficialista.

Los nuevos ministros prestaron juramento a la reina Beatriz, en presencia del primer ministro Rutte, y posaron para la tradicional foto de familia en la escalinata del palacio real.

Desde el anuncio del acuerdo gubernamental el 29 de octubre, la coalición es objeto de críticas, a veces virulentas, de militantes liberales y de la oposición a causa de las medidas de austeridad previstas para ahorrar 16,000 millones de euros hasta 2017.

Este acuerdo, que debería permitir a La Haya equilibrar las cuentas públicas (el déficit público era del 4.7% del PIB en 2011), prevé en particular adaptar el precio del seguro médico en funcion de los ingresos de cada ciudadano.

Una medida que las clases media y superiores holandesas tendrán que pagar caro, lo que provoca la ira de los mlitantes liberales, por estimar que el partido del primer ministro ha sido "derrotado" en las negociaciones, según el diario de izquierda De Volkskrant.

Varios diarios estimaban el lunes que el gobierno iba a tener un inicio difícil: "Salida en falso", "Inicio empañado para el nuevo gobierno", titulaban los diarios populares De Telegraaf y Algemeen Dagblad.

"El inicio normalmente festivo de un gobierno se ha visto empañado por el furor popular contra las medidas relativas al seguro médico, que no va a amainar", dice De Telegraaf.

Este problema amenaza la "estabilidad del gobierno incluso antes de que haya prestado juramento", predice De Volkskrant.

Las elecciones legislativas de septiembre son las quintas en 10 años debido a la dimisión de sucesivos gobiernos antes del cumplimiento de sus mandatos.

De las 27 coaliciones gubernamentales en el poder desde 1945, solo siete han llegado al final del mandato de cuatro años. La última se remonta al periodo 1994-1998. La duración de la vida media de un gobierno es de dos años y medio, según el diario holandés NRC.Next.

Si hubiera elecciones esta semana, el partido Liberal de Mark Rutte obtendría 11 escaños menos que antes de la presentación del acuerdo de gobierno, estima un sondeo publicado el domingo, que subraya que es la primera vez que se observa una caída tan contundente en tan poco tiempo.

Puestos clave del nuevo gobierno han ido a parar a manos de los laboristas de Diederik Samsom, aunque éste no forma parte del gabinete y seguirá siendo diputado.

El vice primer ministro será Lodewijk Asscher, el canciller Frans Timmermans y el de Finanzas Jeroen Dijsselbloem. El ministerio de Defensa estará dirigido por una mujer, la liberal Jeanine Hennis-Plasschaert.

RDS