Brasilia.- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, felicitó el miércoles al presidente estadounidense, Barack Obama, por su reelección, en la apertura de una conferencia internacional contra la corrupción, ante cientos de representantes de movimientos sociales y gobiernos.

"Aprovecho la oportunidad para felicitar el pueblo estadounidense y al presidente Obama por su elección", dijo Rousseff durante el acto de apertura de la 15a Conferencia Internacional contra la Corrupción.

En el evento ante centenares de representantes de gobiernos, la sociedad civil y empresas de más de 130 países que participan en la Conferencia bianual en Brasilia, Rousseff recordó la iniciativa de "gobierno abierto" lanzada por Obama y ella misma.

Estados Unidos y Brasil mantienen relaciones cordiales, aunque tienen divergencias en varios temas internacionales y comerciales. Washington es el segundo socio comercial de Brasil, detrás de China.

NO OLVIDAR VOTO LATINO, PIDE ECUADOR A OBAMA

El gobierno ecuatoriano instó el miércoles al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a no olvidar la importancia del voto de los inmigrantes hispanos, al felicitarlo por su reelección en los comicios del martes.

"Ecuador felicita al presidente Barack Obama por su triunfo y le pide que siempre recuerde lo trascendental del voto latino", señaló el vicecanciller Marco Albuja en su cuenta de Twitter.

"El gobierno del presidente Rafael Correa felicita al pueblo norteamericano por la decisión electoral democrática y soberana que asumió", añadió el diplomático.

Asimismo, el gobierno del izquierdista Correa reiteró su determinación de "fortalecer las fraternales relaciones y la cooperación ya existentes" entre los dos países.

"Felicitaciones al pueblo de Estados Unidos por su gran ejercicio democrático y al presidente Obama y su equipo por el triunfo alcanzado", indicó por su parte la embajadora ecuatoriana en Washington, Nathalie Cely.

Los hispanos en Estados Unidos dejaron en evidencia su fortaleza electoral al votar masivamente por la reelección de Obama, pese a que una de sus promesas incumplidas ha sido la reforma migratoria, que no logró hacer avanzar en el Congreso.

No obstante ello, el mandatario se ganó simpatías entre los hispanos, la primera minoría de Estados Unidos con 52 millones de personas, al emitir una directiva en junio pasado que suspendió las deportaciones de jóvenes estudiantes sin papeles.

Obama insistió poco antes de las elecciones en que la reforma migratoria seguía siendo una de sus prioridades.

apr