Arabia Saudita y Catar desestabilizan a Irak al apoyar a grupos insurgentes, lo que significa declarar la guerra al país, declaró el Primer ministro iraquí Nuri al-Maliki en una entrevista difundida el sábado.

"Atacan a Irak, a través de Siria y de manera directa declaran la guerra a Irak", denunció Maliki en entrevista a la cadena France 24, en un ataque frontal poco usual contra las potencias sunitas del Golfo.

"Esos dos países son los primeros responsables de las violencias entre comunidades, del terrorismo y de la crisis de seguridad en Irak", agregó.

Para Maliki, quien es de obediencia chiita, las acusaciones según las cuales su gobierno marginaliza a la minoría sunita iraquí son alimentadas por "personas sectarias relacionadas con agendas extranjeras, con una incitación saudí y catarí".

Agregó que ambos países suministran apoyo político, financiero y mediático a los insurgentes, y los acusó de "comprar armas para esas organizaciones terroristas".