Caracas. El presidente Nicolás Maduro anunció que tiene previsto reunirse con todos los invitados internacionales, entre ellos varios ex presidentes, que estarán presentes en Venezuela durante los comicios legislativos del 6 de diciembre, incluso aquellos que son críticos de su gobierno.

Le dije a la canciller Delcy Rodríguez: compañera Delcy, yo quiero reunirme, quizás el viernes o el sábado, con todos los acompañantes internacionales que vienen , refirió Maduro.

Y ella me dijo: también con no sé quién , una pregunta que recibió como respuesta también con ellos , dijo Maduro, sin identificar a ningún ex presidente invitado por la autoridad electoral u otros que acompañarán a la alianza de opositores, pese a que no recibieron una acreditación oficial.

El mandatario manifestó que quiere decirle a esos ex presidentes y a las figuras que acompañarán la misión de la Unasur, que estará encabezada por el ex presidente dominicano Leonel Fernández: Abra los ojos para que vea al pueblo y vea la verdad de lo que va suceder el 6 de diciembre en la democracia bolivariana venezolana .

Entre los invitados a los comicios destacan el ex mandatario español José Luis Rodríguez Zapatero, el ex presidente panameño Martín Torrijos y el legislador colombiano Horacio Serpa, quienes fueron invitados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para participar como acompañantes electorales en los comicios legislativos.

Ante la imposibilidad de que los comicios legislativos cuenten con supervisión de alguna organización como la ONU o la OEA, los opositores confían en que sus invitados internacionales y los propios venezolanos estarán atentos para registrar posibles irregularidades.

Sin embargo, los invitados de los adversarios del gobierno estarán limitados en esa labor por no contar con el aval del CNE, organismo en el que cuatro de sus cinco directivos son vistos generalmente como cercanos al oficialismo.

La oposición, que por primera vez en 17 años figura como favorita para vencer en la consulta electoral, ha acusado al gobierno de utilizar medios estatales y recursos públicos para hacer campaña y movilizar a sus seguidores. Por su parte, el oficialismo ha denunciado que los opositores buscarían generar violencia para afectar el proceso.