Con un llamado a intensificar protestas, la oposición venezolana redobla esta semana la presión contra el gobierno de Nicolás Maduro, pese a que el máximo tribunal anuló su decisión de asumir las competencias del Parlamento, de mayoría opositora, tras un fuerte rechazo internacional.

La intención del gobierno es desmovilizar al pueblo en su justo reclamo y parar la presión de la comunidad internacional, pero esto recién comienza , advirtió el vicepresidente del Legislativo, Freddy Guevara, en una declaración pública.

El diputado se refería a la marcha atrás que dio el sábado el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) acusado por la oposición de servir al Gobierno a sentencias con las cuales se adjudicó las funciones de la Asamblea y retiró la inmunidad de los diputados.

Sin embargo, la oposición no quedó satisfecha con las aclaratorias y denunció que el golpe de Estado como califica los fallos continúa, por lo que llamó a intensificar las protestas desde esta semana para lograr superar la crisis política con elecciones.

Para mañana fue convocada una movilización hacia el hemiciclo en Caracas.

Todos activos que la lucha por la libertad no va a parar hasta que se restituya el orden constitucional (...) Lucharemos por las elecciones que nos deben, las de gobernadores, las de alcaldes y las presidenciales para solucionar la crisis , expresó Guevara.

Presión internacional

La presión contra el gobierno también continuará esta semana en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Un grupo de 13 países presentó un proyecto de resolución para ser debatido este lunes en el Consejo Permanente del organismo, a fin de declarar los dictámenes del TSJ como una violación del orden constitucional .

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien denunció los fallos como un autogolpe , busca la aplicación en Venezuela de la Carta Democrática Interamericana, prevista para casos de ruptura institucional.

Esto conllevaría al inicio de gestiones diplomáticas e incluso la suspensión del país. Maduro ha dicho que evalúa su permanencia en la OEA.

Tabaré, freno a agresión

Lejos de bajar las aguas, Stalin González, jefe de la bancada opositora, propuso iniciar mañana un proceso para que el Legislativo destituya a los magistrados de la Sala Constitucional del TSJ, cuyas sentencias han recortado sucesivamente poderes a la Asamblea.

Uno de esos fallos, de enero del 2016, declaró en desacato a la C0ámara por no desvincular a tres disputados acusados de fraude electoral, por lo que todas sus decisiones son consideradas nulas .

Sin embargo, la politóloga Francine Jácome dijo que es poco factible que se logre (la remoción) porque el mismo tribunal se opondrá y depende de otras instancias del Estado controladas por el oficialismo . Lo que es cierto es que la oposición no se ha dejado intimidar.