Caracas. La Asamblea Nacional de Venezuela, que está bajo control de la oposición, aprobó un acuerdo que declara la responsabilidad política del presidente Nicolás Maduro por el incumplimiento de sus deberes constitucionales.

Sin embargo, esta declaratoria de responsabilidad política no provocará la destitución del presidente, debido a que el poder Legislativo no está facultado por la Constitución para ello.

La decisión se llevó a cabo tras un debate que se extendió por más de cuatro horas. Tras alcanzar el acuerdo, se pidió a una comisión avanzar el proceso para la posible declaratoria del abandono del cargo del mandatario.

La bancada oficialista se retiró durante la sesión alegando que la Asamblea Nacional incurrió en un desacato de una sentencia del mes pasado del Tribunal Supremo de Justicia que ordenó a los congresistas no continuar con el enjuiciamiento político de Maduro por considerarlo inconstitucional.

La mayoría opositora del Congreso puso fin a la tregua que había mantenido por casi dos meses a raíz de un proceso de diálogo con el gobierno.

El proceso contra Maduro comenzó hace dos meses, pero fue postergado a comienzos de noviembre por solicitud del Vaticano, que está actuando como facilitador en la mesa de diálogo y que actualmente se encuentra paralizado por la falta de acuerdo entre las partes.