El presidente venezolano, Hugo Chávez, llegó la madrugada de ayer a Cuba para someterse a la cuarta cirugía contra el cáncer en 18 meses, después de dramáticamente haber designado a un sucesor en caso de que su enfermedad le obligue a dejar el cargo después de casi 14 años.

Imágenes de las cadenas estatales de televisión mostraron a Chávez abrazar a sus colaboradores más cercanos, entre ellos el vicepresidente, Nicolás Maduro, el hombre que aseguró podría remplazarlo, antes de abordar un avión con destino a La Habana, cerca de 1 de la mañana. ¡Viva la patria! , gritó Chávez.

En su lucha contra el cáncer, Chávez, de 58 años, ha regresado a Cuba varias veces para recibir tratamiento. Pero su anuncio el sábado de que algunas células malignas se habían detectado en su región pélvica y que necesitaría cirugía es un sobrio recordatorio de que su enfermedad ha resultado difícil de superar.

El Sucesor

Alguna vez condujo un autobús a través de las arenosas calles de Caracas, al mismo tiempo que subía en las filas del movimiento sindicalista.

Ahora, Nicolás Maduro, el vicepresidente de Venezuela, ha sido ungido como el posible sucesor del presidente Hugo Chávez, en caso de que el recurrente tumor canceroso lo aleje del poder.

La decisión del Presidente de nombrar a Maduro como su heredero asombró al país, donde muchas personas se han acostumbrado a ver a Chávez como un líder mesiánico sin igual.

Pero en un dramático discurso televisado el sábado, Chávez exaltó a Maduro por tener el corazón de un hombre del pueblo . Chávez afirmó que había demostrado su valía por servir lealmente al gobierno por años, los últimos seis como Canciller.

Analistas políticos afirmaron que el anuncio pareció estar diseñado con dos objetivos en mente: para destacar el fuerte apoyo de Chávez hacia un hombre y para calmar a los rivales Maduro.

Tiene que asegurarse de que los que están adentro lo respeten, que él es capaz de controlar y domar a los monstruos internos , expuso Luis Vicente León, quien dirige la firma encuestadora Datanálisis, en Caracas. Hay divisiones en el chavismo y son fuertes, incluso pueden ser peligrosos en el futuro si no se manejan .

León afirmó que en Maduro, Chávez tiene a su mejor opción por ser un negociador y un operador político.