Washington. Las autoridades venezolanas anunciaron la intervención por un plazo de 90 días de Banesco, el mayor banco privado del país, luego de la detención de su presidente ejecutivo y otros 10 altos directivos por su presunta relación con una red financiera dedicada al contrabando de billetes hacia Colombia.

Al anunciar los arrestos, el fiscal general Tarek William Saab explicó que las supuestas irregularidades van desde omisiones en el área de prevención y monitoreo de la legitimación de capitales, la presentación de reportes “inconsistentes” sobre actividades sospechosas y la declaración de sólo 30 cuentas irregulares cuando la entidad tenía más de 900 cuentas sospechosas. Agregó que las investigaciones determinaron que un gran número de cuentas de clientes de Banesco registraron direcciones electrónicas desde Colombia y Panamá.

Entre los directivos detenidos está el presidente ejecutivo del banco, Oscar Doval García.

Horas más tarde el gobierno del presidente Nicolás Maduro anunció la intervención de Banesco por 90 días en los que se espera reconducir la administración y saneamiento del banco de cualquier actividad ilícita.

La medida fue ejecutada para garantizar que mantenga su funcionamiento y la continuidad de los servicios del banco tras la detención de altos directivos, se informó. La junta interventora será encabezada por la viceministra de Finanzas, Yomana Koteich, agregó el comunicado, sin dar otros detalles. No quedó claro si la medida sería un primer paso rumbo a la estatización del banco como ha ocurrido con otras instituciones bancarias intervenidas en años recientes.

Los arrestos se enmarcan en una operación que el gobierno denominó “manos de papel” y que ha implicado en las últimas semanas la detención de 134 personas, 300 allanamientos y el congelamiento de 1,380 cuentas bancarias, de las cuales unas 1,000 pertenecen a Banesco.