Caracas. El presidente Nicolás Maduro anunció que da 72 horas para que la jefa de la delegación de la Unión Europea (UE) en Venezuela, Isabel Brilhante Pedrosa, salga del país, tras darse a conocer sanciones impuestas a un grupo de 11 funcionarios venezolanos por parte del bloque comunitario.

El Consejo de la Unión Europea impuso el lunes sanciones a 11 funcionarios de Venezuela, entre ellos parlamentarios, un magistrado y un alto jefe militar, por actuar contra la Asamblea Nacional dominada por la oposición, entre otras razones.

“Se le presta un avión para que se vaya (...) He decidido darle 72 horas a la embajadora de la Unión Europea para que abandone el país”, puntualizó Maduro en un acto transmitido por la televisión estatal.

En el gobierno “vamos a ordenar nuestras cosas con la Unión Europea. Si no nos quieren, que se vayan”, sentenció Maduro, quien agregó molesto que en la UE “siguen teniendo esa actitud arrogante, supremacista, de sentirse superiores a nosotros”.

El mandatario precisó además que su gobierno se reservaba las acciones diplomáticas del caso contra el embajador de España en Caracas, Jesús Silva, a quien señaló de ser “cómplice al criminal y terrorista Leopoldo López, como publica Wall Street Journal, para el plan para asesinarme, para asesinar al alto mando militar, político del país”.

El diario estadounidense publicó la semana pasada un reportaje citando fuentes cercanas al opositor López indicando que habría entrado en contacto con varias firmas de seguridad para una acción armada en Venezuela.

Funcionarios sancionados

Entre los sancionados están el diputado Luis Parra, Franklyn Duarte y José Gregorio Noriega, a quienes el Tribunal Supremo de Justicia declaró en mayo como presidente y vicepresidentes del parlamento y son reconocidos por el régimen de Maduro, pero no por la mayoría de los integrantes de la Asamblea, que reeligió en enero al líder opositor Juan Guaidó como el jefe del legislativo.