Caracas. En medio de la condena internacional por su reelección e imposición de sanciones económica a Venezuela, el presidente Nicolás Maduro ordenó la expulsión del principal diplomático de Estados Unidos en Caracas, el agregado de negocios Todd Robinson, después de asegurar que tenía pruebas de conspiración.

Maduro acusó a Washington de buscar el desprestigio de los comicios presidenciales celebrados el domingo pasado y señaló a Robinson y a Brian Naranjo, también funcionario de la embajada estadounidense, de inmiscuirse en la política para operar en su contra por lo que los declaró persona non grata.

“Deben irse del país en 48 horas en protesta y en defensa de la dignidad de la patria venezolana”, puntualizó el mandatario tras su proclamación oficial como presidente hasta el 2025.

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, rechazó los señalamientos contra los dos diplomáticos estadounidenses y dijo en conferencia de prensa que eran “falsas” las acusaciones.Mientras que un funcionario del Departamento, bajo condición de anonimato, aseguró que EU no ha recibido notificación del gobierno venezolano a través de los canales diplomáticos, pero que de confirmarse la expulsión de sus funcionarios, EU podría tomar las medidas recíprocas pertinentes.

Maduro prometió presentar “pruebas” de que ambos diplomáticos estaban involucrados en una “conspiración” política, militar y económica “permanete” contra su gobierno y dijo actuar así en respuesta a las nuevas sanciones impuestas por su homólogo estadounidense, Donald Trump, el lunes, que buscan restringir el financiamiento del país petrolero, sumido en una de sus peores crisis económicas.

En una breve declaración a la prensa en la ciudad de Mérida, Robinson sólo dijo que era su primera visita a esa localidad andina venezolana, “pero no será la última”. No hizo otros comentarios.

Las elecciones han sido desconocidas por más de una veintena de países que las consideraron una “farsa” porque, entre otras irregularidades denunciadas, los principales líderes opositores no pudieron postularse como candidatos por barreras legales y no hubo una observación imparcial.

La Unión Europea destacó que las elecciones se desarrollaron “sin cumplir con los estándares internacionales mínimos para un proceso creíble” y adelantó que considerarán la “adopción de medidas adecuadas” sobre Venezuela.

Fricciones

La orden de expulsión de Robinson surge pocos días después de que el diplomático dijera que el gobierno venezolano no le daba información sobre el mormón Joshua Holt, preso bajo acusaciones de espionaje y de planear acciones contra Maduro, así como sobre otros ciudadanos estadounidenses detenidos en Venezuela. El último embajador estadounidense en Caracas fue Patrick Duddy, quien fue expulsado por Chávez en el 2008.

A mediados del 2009 se normalizaron las relaciones, pero en el 2010 resurgieron las fricciones y, desde entonces, ambos países carecen de embajadores.