Caracas. El vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó ayer que el gobierno ha descubierto un complot por parte de grupos no identificados para atacarlo a él y a Diosdado Cabello.

Maduro, que fue designado por el presidente, Hugo Chávez, como su sucesor y para quien pidió apoyo como el eventual candidato presidencial frente a la posibilidad de quedar inhabilitado para asumir el mandato, denunció que hay grupos que se han infiltrado en el país para atentar contra él y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y después tratar de echarle la culpa a uno u otro .

No se sorprendan por las acciones que se tomarán en los próximos días , advirtió Maduro al anunciar que se actuará contra los criminales que se infiltran en el país , sin dar más precisiones.

El Vicepresidente y Cabello a menudo han aparecido juntos durante las más de seis semanas que Chávez se ha mantenido fuera del ojo público tras su más reciente operación contra el cáncer en Cuba. Ha habido rumores de divisiones potenciales entre los dos poderosos aliados de Chávez, pero han insistido reiteradamente en que trabajan juntos y unidos.

Maduro anunció el supuesto complot al mismo tiempo que anunció que próximamente viajará a Cuba junto con el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, para visitar a Chávez. Un gran contingente de policías y soldados armados con rifles hacían guardia mientras Maduro habló con partidarios del gobierno en un mitin al aire libre en Caracas.

Nosotros, el compañero Rafael Ramírez y mi persona, vamos a salir dentro de unos minutos a La Habana a llevarle el amor y el saludo de este pueblo , indicó Maduro al referirse a su próximo encuentro con Chávez, quien sufre de cáncer y fue operado el 11 de diciembre por cuarta vez en la capital cubana.

Antes de la aparición de Maduro, el ministro de Justicia, Néstor Reverol, indicó a la oficina estatal de noticias AVN que las agencias de inteligencia habían descubierto un plan para asesinar a Maduro y a Cabello. Reverol tampoco dio detalles, pero aseguró que se incrementaría la seguridad para Maduro y Cabello.

El líder opositor Henrique Capriles rechazó el presunto complot al referirse a la elevada tasa de asesinatos en el país.

Chávez no ha sido visto ni oído desde que partió el 10 de diciembre a Cuba para someterse a una cuarta operación.

Los críticos del Mandatario afirman que ni Maduro ni Cabello han podido llenar el vacío dejado por Chávez y tratan de levantar su imagen .