Caracas. Un diputado opositor rival de Juan Guaidó, Luis Parra, se autoproclamó presidente del Parlamento de Venezuela con apoyo del chavismo y sin la presencia de Guaidó en el Palacio Legislativo, lo que la oposición denunció como “un golpe de Estado parlamentario”.

Parra, quien tras ser acusado de corrupción rompió hace un mes con Guaidó, se juramentó con un megáfono mientras el jefe parlamentario intentaba, sin éxito, entrar a la sede de la unicameral Asamblea Nacional.

El líder opositor intentó trepar las rejas perimetrales del edificio, pero militares con escudos antimotines le impidieron saltar la verja.

Antes del incidente, Guaidó aseguraba contar con votos “más que suficientes” para ser ratificado en el cargo desde el cual reclamó el 23 de enero del 2019 la Presidencia encargada de Venezuela con reconocimiento de medio centenar de países, encabezados por Estados Unidos, que este domingo le ratificó su apoyo.

Tras cuatro horas de forcejeos y discusiones, Guaidó se quedó fuera junto con otros legisladores aliados. Parra se proclamó con un megáfono tras una consulta a mano alzada. No se contaron votos.

Parra es acusado de cabildear ante autoridades de Colombia y Estados Unidos para librar de responsabilidad al empresario colombiano Carlos Lizcano en casos de presuntos sobrecostos en la importación de alimentos para el gobierno de Maduro. Tras esa denuncia, ambos rompieron con Guaidó, asegurando que aún adversan a Maduro.

Sesión en El Nacional.

Luego de la serie de irregularidades y roces en la puerta de la Asamblea, la sesión para elegir a la nueva Junta Directiva del Parlamento se llevó a cabo en la sede del diario El Nacional. Se votó a favor de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional, a Juan Pablo Guanipa como primer vicepresidente y a Carlos Berrizbeitia como segundo vicepresidente.