Caracas.- El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó este jueves a Estados Unidos de alentar la confrontación interna para "intervenir" en Venezuela con el apoyo de la mayoría opositora recién instalada en el Parlamento.

"Esto es parte de un plan, no seamos ingenuos. Están alimentando de odio el espíritu nacional para buscar una alta confrontación y buscar intervenir internacionalmente a Venezuela con una coalición de países de derecha encabezada por Estados Unidos", señaló Maduro durante una ceremonia militar en la que recibió el "irrestricto apoyo" de la Fuerza Armada.

Desde un cuartel militar en Caracas donde están los restos del fallecido ex mandatario Hugo Chávez (1999-2013), el gobernante venezolano acusó al general John Kelly, jefe del Comando Sur estadounidense, de "estar detrás, moviendo los hilos" de la supuesta conspiración.

NOTICIA: ¿Qué pierde la oposición venezolana sin una súper mayoría?

Maduro indicó que documentos desclasificados del Departamento de Estado, divulgados por una abogada estadounidense, demuestran que el diputado Henry Ramos Allup, nuevo presidente de la Asamblea Nacional, recibió financiamiento de la embajada estadounidense en Caracas entre 2004 y 2006.

El pasado martes, tras juramentar, el legislador anunció que la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) buscará en los próximos meses una vía legal para sacar a Maduro del poder.

La pugna entre el gobierno y la oposición -cuya poderosa mayoría parlamentaria objeta el chavismo tras impugnar a cuatro asambleístas- desató una crisis institucional en medio de la cual el ministro de Defensa y general en jefe de la Fuerza Armada, Vladimir Padrino, expresó este jueves a Maduro su "lealtad absoluta" e "irrestricto apoyo".

NOTICIA: Desaparece imagen de Chávez del parlamento venezolano

Tres de los parlamentarios impugnados son opositores y fueron juramentados el miércoles, pese a que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) dejó en suspenso su posesión mientras resuelve el recurso interpuesto por el oficialismo.

mfh