La madre del fundador de WikiLeaks, Christine Assange, expondrá durante una visita de seis días a las autoridades diplomáticas ecuatorianas la situación de su hijo Julian, refugiado desde inicios de junio en la embajada de Ecuador en Londres, mientras aguarda la respuesta del país andino sobre su pedido de asilo político.

Christine Assange tiene previsto reunirse con el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño y otras autoridades gubernamentales entre el 30 julio y 4 de agosto. No se ha difundido si su agenda incluirá un encuentro con el presidente Rafael Correa.

A su arribo a Quito, Assange expresó el temor de que su hijo pudiera ser extraditado desde Suecia, donde es requerido por la denuncia de un presunto delito sexual, hacia Estados Unidos, donde "le podría esperar una pena de muerte o muchísimos años en la prisión con torturas", informó el portal de internet oficialista El Ciudadano.

El reporte agregó que la madre del fundador de WikiLeaks agradeció "por las facilidades que Ecuador le ofrece a mi hijo en Londres", donde permanece desde el 19 de junio.

Para el ex vicecanciller Marcelo Fernández de Córdova, las versiones sobre una eventual pena de muerte en Estados Unidos para Assange constituyen "especulaciones", dado que "no existe ningún llamado de la justicia estadounidense" en contra del fundador de WikiLeaks.

En declaraciones a la AP, consideró que en sujeción a la Convención de Caracas, sobre la concesión de asilo político, el pedido de Julian Assange "no procedería", pues se trata de una institución que se otorga "única y exclusivamente para delitos políticos ... y Assange está llamado (ante la justicia) en Suecia por delitos sexuales, que son considerados delitos comunes", acotó.

Correa ha reiterado que su gobierno analiza el pedido realizado por el fundador de WikiLeaks y que su decisión será "soberana", basada en los "principios humanistas" que rigen la constitución política de Ecuador.

Assange busca evadir el pedido de extradición de Suecia, que quiere interrogarlo sobre denuncias de agresión sexual, aunque hasta el momento no está acusado. Asegura que éste sería el primer paso para extraditarlo a Estados Unidos que lo investiga por la difusión de cables secretos.