São Paulo. Una decisión del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Brasil podría liberar al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en cuestión de días y asestar el golpe más duro a la batalla del país sudamericano contra la corrupción, dijeron fiscales y jueces.

Varios jueces del TSJ ya han dejado en claro que quieren revocar una decisión del 2016 que permitió encarcelar a acusados una vez que sus condenas fueron confirmadas tras una primera apelación, la única razón por la que Lula, varios políticos y hombres de negocios están actualmente tras las rejas.

Los críticos consideran que la decisión niega a los acusados el derecho constitucional de agotar todas las instancias del proceso de apelaciones antes de ser detenidos. El juez del Tribunal Superior, Marco Aurelio Mello, decidirá esta semana si eleva al pleno del TSJ una moción contra el fallo del 2016.

Sin embargo, referentes de la lucha anticorrupción en Brasil, incluido el juez Sérgio Moro quien ordenó el arresto de Lula días atrás, dijeron a Reuters que cambiar la decisión dañaría seriamente su cruzada contra la corrupción.

Revertir la decisión implicaría no sólo la libertad de Lula, quien lidera los sondeos de intención de voto para la elección presidencial de octubre, sino de muchos otros políticos y empresarios condenados por corrupción.

Otras figuras políticas, como el propio presidente Michel Temer, que enfrentan juicios por sobornos o están siendo investigados, también se beneficiarían del cambio si finalmente son hallados culpables.

La decisión del tribunal superior de hace dos años “expresaba la idea de que la impunidad y la corrupción van de la mano”, dijo Moro vía correo electrónico. “Tengo la enorme esperanza de que la Corte Suprema no revierta su precedente”, añadió.

Carta de Lula

“Estoy tranquilo, pero indignado como todo inocente que se indigna cuando vive una injusticia”, dice Lula en la carta que Gleisi Hoffmann, senadora y presidenta del Partido de los Trabajadores, divulgó la noche del lunes.