Los neoyorquinos acuden a las urnas este martes para unas elecciones primarias de resultado incierto que designarán al alcalde de la pospandemia de la mayor metrópolis de Estados Unidos.

Como Nueva York es un feudo demócrata, el vencedor de las primarias de este partido será posiblemente elegido como alcalde en noviembre, tras unos comicios que lo enfrentarán al vencedor de las primarias republicanas.

Los demócratas registrados deben elegir entre un grupo diverso de 13 candidatos que disputan "el segundo trabajo más difícil" de Estados Unidos después del de presidente, como se conoce al cargo de alcalde de Nueva York.

El triunfador reemplazará al alcalde saliente, Bill de Blasio, muy de izquierda, que culmina ocho años de gobierno con una gran impopularidad.

"Hora de un cambio" 

"Es hora de un cambio; obviamente la ciudad ha sufrido mucho con la pandemia", dijo a la AFP Esther Rombaut, de 48 años, frente al Museo Metropolitano de Nueva York.

"Será crítico que el próximo alcalde resuelva qué hacer con la política fiscal, cómo equilibrar el presupuesto, que los niños regresen a la escuela y todo el resto de las cosas que necesitan hacerse", añadió Rombaut que trabaja en finanzas y no quiso revelar su voto.

Hace poco más de un año Nueva York fue el epicentro nacional de la pandemia, con más de 33,000 muertes debido al virus.

Pero la ciudad está regresando a la vida tras duros meses de confinamiento, gracias a una fuerte campaña de vacunación. Virtualmente todas las restricciones por el coronavirus han sido levantadas y un 66% de los adultos de la Gran Manzana han recibido al menos una dosis de la vacuna.

"Hay mucho en juego aquí", estimó Lincoln Mitchell, experto de la Universidad de Columbia, citando temas que van desde la recuperación en la pospandemia al cambio climático.

Desempleo, personas sin techo, tiroteos y homicidios han aumentado desde el inicio de la crisis sanitaria. Miles de negocios han cerrado, muchos residentes adinerados han huido de la ciudad y una enorme cantidad de empleados aún trabajan desde casa.

La pandemia y luego las protestas desatadas por la muerte de George Floyd en mayo de 2020 en Minneapolis y los ataques contra estadounidenses de origen asiático han subrayado las desigualdades raciales en esta metrópolis de 8,5 millones de habitantes.

El crimen es de lejos el tema número uno que confrontan Nueva York y los neoyorquinos", asegura Douglas Muzzio, profesor de ciencia política del Baruch College.

"La gente nota que la criminalidad está en alza (...) Y en los medios son bombardeados con crímenes y actos criminales en las calles, en el metro", agregó.

Pronóstico incierto 

El nuevo alcalde de Nueva York deberá asimismo hacer frente a un déficit fiscal de varios miles de millones de dólares estimado para el próximo par de años.

Eric Adams, un expolicía negro moderado y presidente del distrito de Brooklyn, lidera las encuestas más recientes con la lucha contra la criminalidad al frente de su campaña.

El empresario tecnológico Andrew Yang, también moderado y quien prometió pagar mil dólares a cada estadounidense cuando fue precandidato a las primarias demócratas a la presidencia, también se ubicó entre los favoritos durante gran parte de la campaña.

"Nueva York necesita ley y orden, y en gran medida", dijo a la AFP la neoyorquina Susan Green, una diseñadora de interiores de 74 años, tras votar en la mañana por Yang.

Kathryn Garcia, otra moderada, y Maya Wiley, una abogada negra especializada en derechos humanos que fue recientemente apoyada por la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, estrella del ala izquierda del Partido Demócrata, están también en liza. Si una de ellas es electa, se convertirá en la primera mujer alcalde de Nueva York.

Un nuevo sistema de votación que pide a los electores clasificar a cinco candidatos por orden de preferencia torna los pronósticos casi imposibles.

"Ninguno de los candidatos tiene más de un cuarto del electorado. Llevará semanas contar los votos", anticipó Muzzio.

A menos que un candidato reúna desde el inicio más del 50% de los votos -un escenario muy improbable- el candidato que quede último es eliminado, y sus votos son redistribuidos hacia su segunda opción. Y así con el resto, hasta que un candidato supere el 50 por ciento. Debido a esto, recién podría conocerse el ganador a mediados de julio.

Más de 191.000 personas ya votaron durante los nueve días de votación anticipada que terminaron el domingo. También habrá que contar decenas de miles de sufragios observados.