Washington. El presidente Donald Trump presentó su informe del estado de la unión a manera de inicio de campaña electoral.

“Casi 5 millones de empleos los que  se han creado durante mi gobierno”, comentó Trump rodeado de aplausos de los congresistas republicanos que asistieron al Capitolio un día antes de que el Senado vote sobre el juicio político. Trump recordó que hoy en Estados Unidos hay el mayor número de trabajadores en toda la historia. “Nuestra economía es la envidia del mundo y nuestro ejército es el más poderoso”, recordó el presidente.

Trump aprovechó que lo único que puede detener el éxito de Estados Unidos son “investigaciones ridículas”, en alusión directa al juicio político.

Sobre el tema migratorio, Trump dijo que “en este momento muchas caravanas se dirigen hacia nuestro país”. Mencionó que “la frontera sur es una amenaza”.

Al tema le dedicó 41 minutos. “Los muros salvan vidas”, comentó Trump al recordar que en San Diego ya hay avance en la construcción del muro.

Sobre la aprobación del T-MEC, Trump subrayó que “se crearán casi 100 mil nuevos empleos bien pagados en la industria automotriz”. Fue el “comercio injusto” lo que motivó a Trump contender a la presidencia hace cuatro años, dijo.

Avanza el demócrata Pete Buttigieg en Iowa

El aspirante demócrata a la Casa Blanca Pete Buttigieg, desconocido para el gran público hasta hace unos meses, dio un gran paso en su carrera por la nominación demócrata al liderar los resultados parciales de la votación en Iowa.

Este tecnócrata gay de 38 años, exalcalde de la pequeña ciudad de South Bend, Indiana, se ha distinguido por su tono tranquilo y seguro en una contienda presidencial marcada por el espectáculo político en boga, en la cual el mediático presidente republicano Donald Trump busca la reelección.

Posicionándose en la centroderecha, Buttigieg se embarcó en la batalla por la Casa Blanca el año pasado, enfrentando candidatos más experimentados y que lo duplican en edad.

Entre sus oponentes están el exvicepresidente de Barack Obama, Joe Biden, líder en las encuestas a nivel nacional, y el senador Bernie Sanders, la gran esperanza para el ala izquierda del Partido Demócrata, que perdió con Hillary Clinton la nominación del 2016.

Los dos septuagenarios fueron derrotados en Iowa por un joven sin experiencia en Washington y con pasado militar, que estuvo siete meses en Afganistán como oficial de contrainteligencia.

En un momento de fuertes divisiones y ruido político al más alto nivel, Buttigieg asegura a los votantes que su condición de recién llegado no es única en la historia de las elecciones presidenciales.

Aunque presentó posiciones progresistas, sus opiniones más moderadas sobre la cobertura de salud y los impuestos podrían convencer a los votantes de centro, en particular a los independientes y los republicanos que votaron por Trump, pero ahora quieren una opción para superar la polarización reinante en el país.

En los últimos meses, el joven graduado de Harvard que habla siete idiomas ha preferido enfatizar su fe cristiana en lugar de su matrimonio con un hombre. Chasten Glezman, un maestro de 30 años, se convertiría en el primer caballero si su esposo fuera elegido presidente.

Como alcalde, Buttigieg, que se casó por un rito religioso con su compañero en el verano boreal del 2018, reaccionó regularmente a los comentarios del conservador religioso Mike Pence, vicepresidente de Trump.