Varsovia.- El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, cerró el martes un recorrido por Europa lleno de "metidas de pata", minimizando las críticas que han minado su intento por presentarse a sí mismo como reemplazante del presidente Barack Obama en el escenario mundial

El tour europeo de Romney buscaba mostrar sus credenciales en política exterior pero en su lugar le ha generado embarazosos titulares, luego de ofender a los británicos al cuestionar su capacidad para albergar los Juegos Olímpicos y a los palestinos al sugerir que eran culturalmente inferiores a los israelíes.

En una entrevista con Fox News, Romney dijo que los periodistas estaban permitiendo ser desviados de los problemas de la economía de Estados Unidos y lo sustancial de su propio viaje, en el cual se mostró como fuerte aliado de Israel y generó cuestionamientos por comentarios sobre el retroceso ruso de la democracia.

Me dí cuenta de que habrá algunos (...) que están mucho más interesados en hallar algo para escribir sobre aquello que no está relacionado con la economía, la geopolítica, la amenaza de guerra, la realidad del conflicto en Afganistán hoy y la nuclearización de Irán", dijo el candidato republicano.

No obstante, Romney evitó cautelosamente el martes hacer comentarios a los medios fuera de lo planeado y, luego de depositar una corona de flores en la Tumba del Soldado Desconocido en Varsovia, ignoró las preguntas lanzadas por reporteros sobre su balance del viaje.

"Gobernador Romney, ¿está preocupado por algunos de los contratiempos de su viaje?", gritó uno de los periodistas.

"Gobernador Romney, ¿tiene alguna declaración para los palestinos?", preguntó otro reportero.

En tanto, uno de los asistentes de Romney perdió la cordialidad y se excedió frente a los medios.

Ignorando las preguntas, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos regresó rápidamente a su vehículo, mientras el asistente insultó a los miembros de la prensa. "Tr á gatelo!", dijo el asistente Rick Gorka a los periodistas.

En su recorrido por Londres durante su viaje, el ex gobernador del estado de Massachusetts sufrió el escarnio de la prensa británica tras cuestionar si la ciudad estaba preparada para albergar los Juegos Olímpicos.

En la siguiente parada en Israel, Romney enfureció a los líderes palestinos al llamar a Jerusalén la capital israelí y decir que las diferencias culturales habían vuelto a Israel más exitosa económicamente que a los palestinos.

REPUBLICANOS MINIMIZAN CRÍTICAS

Stuart Stevens, importante estratega republicano, destacó el martes la espontaneidad de Romney como una cualidad que podría funcionar a favor en la campaña electoral.

Creo que a las personas les gusta eso. Pienso que esta idea de que uno no tiene que decir lo que piensa es algo que no resulta muy atractivo a las personas", agregó Stevens.

En Polonia, Romney coronó los deslices de su tour diciendo que Rusia estaba fallando en su transición a la democracia, mientras que destacó al antiguo satélite soviético polaco como un ejemplo de libertad a seguir por el mundo.

Romney ha obtenido cierta fuerza en la campaña dentro de Estados Unidos con el mensaje de que la economía de su país bajo el Gobierno de Obama va por mal camino, con 8.2 por ciento de desempleo.

Sin embargo, en lo que respecta a asuntos exteriores, su desempeño ha sido menos favorable, lo que habilitó las criticas desde el sector demócrata de Obama de que Romney no está preparado para comandar el destino de Estados Unidos.

apr