Londres.- Una madre soltera de 37 años fue condenada el viernes por un tribunal penal británico a cadena perpetua con un mínimo de 14 años de reclusión tras haber planeado poner una bomba en la catedral de St Paul en Londres.

Safiyya Amira Shaikh, cuyo nombre de nacimiento era Michelle Ramsden, se convirtió al islam en 2007 antes de radicalizarse.

Había buscado activamente en Internet cómo hacer el mayor daño posible a ese turístico lugar, uno de los más conocidos de la capital británica.

Según la fiscal, Shaikh había "expresado su intención de suicidarse y de matar al mayor número de personas posible".

Residente de Hayes, al oeste de Londres, realizó una exploración en septiembre de 2019 para evaluar las disposiciones de seguridad de la catedral y la posibilidad de introducir una bomba.

Sin embargo, el hombre que ella creía que era su cómplice era en realidad un agente encubierto y la policía registró su casa al mes siguiente.

La mujer admitió entonces que estaba preparando un acto terrorista y que había publicado contenido terrorista en Internet.

Cuando estaba siendo sentenciada, Shaikh sonrió y levantó el dedo índice hacia el cielo, lo que se considera un símbolo de lealtad al Estado islámico.