Villanueva del Trabuco.- Seis personas, entre ellas una niña de 10 años y una anciana de 80, murieron el viernes en España a raíz de violentas inundaciones provocadas por fuertes lluvias que comenzaron golpeando el sur del país para desplazarse después hacia el este.

La intensidad de las precipitaciones provocó que varios ríos se salieran de sus cauces, causando importante daños en viviendas, instalaciones agrícolas y en las redes de carreteras y ferrocarril.

Las lluvias dejaron imágenes desoladoras: árboles arrancados, puentes cortados, carreteras derrumbadas y enormes trombas de agua y barro que corrían con fuerza por los cauces e invadían calles y casas.

En la localidad murciana de Puerto Lumbreras fueron encontrados "en dos vehículos distintos, un hombre de unos 65 años y una niña de 10 años que iba acompañada de otras dos personas que se han salvado", informó a la AFP un portavoz del gobierno de esa región, la más afectadas por las riadas.

Posteriormente, los servicios de socorro encontraron a otro hombre que "se cayó al cauce con su vehículo" en la localidad de Sagonera La Verde, agregó otro portavoz.

También en la vecina Andalucía (sur) falleció por la mañana una anciana de unos 80 años ahogada en la localidad de Alora, informaron los servicios de emergencia andaluces.

A esta "hay que sumar esta noche el hallazgo de dos personas, un hombre y una mujer, encontradas en el interior de un vehículo en el que se pueden haber visto sorprendidos por el agua" en el pueblo almeriense de Cuevas del Almanzora, cerca de Murcia, añadió una portavoz del gobierno andaluz.

Cerca de allí, una séptima persona murió en Vera, en la provincia de Almería, pero no debido directamente a las inundaciones sino a una cardiopatía agravada probablemente por el estrés, precisó.

Algunas personas se refugiaron en los tejados de sus casas y cerca de 600 habitantes tuvieron que ser evacuados sólo en Andalucía, donde las autoridades habían declarado el viernes el estado de alerta roja por riesgo extremo debido a las lluvias.

El temporal, que comenzó golpeando el viernes por la mañana el sur de España, se fue desplazando hacia el este y el sábado de madrugada amenazaba la región de Valencia.

"La autoridad portuaria de Valencia informa del cierre del puerto de Valencia por temporal marítimo", informó por la noche el servicio de emergencia valenciano en su cuenta twitter. Unas dos horas más tarde fue cerrado también el puerto valenciano de Sagunto, situado unos 30 km más al norte.

También en la comunidad valenciana, un tornado barrió la localidad de Gandían donde 35 personas resultaron heridas, 20 de ellas leves, según la prensa española.

En previsión de que la tormenta avanzase hacia el noreste, la región de Cataluña activó la prealerta por riesgo de lluvias intensas.

Durante la tarde, en el pueblo andaluz de Villanueva del Trabuco, los empleados de los servicios de emergencia, equipado de botas y armado con grades palas, ayudaban a los habitantes a sacar sus vehículos y limpiar las calles.

Las televisiones españolas mostraban imágenes del sur y el sureste de España, en que vehículos volcados yacían en las calles cubiertas de agua y barro.

Una estación meteorológica situada cerca de la localidad de Antequera, en el centro de Andalucía, registró 217 litros de precipitaciones por metro cuadrado en 12 horas el viernes, según la Agencia Estatal de Meteorología.

La alerta roja, que señala un "riesgo extremo", había sido declarada debido a la lluvia en las costas de Granada y Almería, en Andalucía oriental.

Entre las zonas más afectadas por la precipitaciones en la provincia de Málaga, Alpandeire, al noroeste de Marbella, recibió 245 litros de agua por metro cuadrado en 12 horas el viernes.