Pekín.- El presidente chino, Hu Jintao, y el primer ministro, Wen Jiabao, pidieron hoy brindar apoyo total a los afectados de las lluvias torrenciales que afectan el sureste del país y que han dejado hasta ahora 199 muertos y al menos 123 desaparecidos.

Hu y Wen pidieron a las autoridades federales y de las provincias azotadas desde hace una semana por las lluvias torrenciales realizar su mayor esfuerzo para controlar las inundaciones y salvar las vidas de los afectados, según un reporte de la agencia informativa Xinhua.

El llamado se produce ante el agravamiento de la situación en la oriental provincia de Jiangxi, ante el derrumbe de un dique de la ciudad de Fuzhou, que provocó el desbordamiento del río Fuhe durante la noche del lunes.

Los líderes hicieron énfasis en que la prioridad es salvar la vida de la población y controlar las inundaciones en la región, principalmente de los más de 100,000 residentes que fueron afectados por el derrumbe del dique, destacó el reporte de la agencia estatal de noticias china.

El presidente chino ordenó a 800 efectivos de la Zona Militar de Nanjing vincularse a las operaciones de rescate en Fuzhou, donde más de 68,000 han tenido que abandonar sus hogares y trasladarse a lugares seguros.

Los equipos de rescate han establecido 15 áreas de albergue con capacidad para acomodar a unas 30,000 personas, mientras que otros 17 refugios provisionales han sido acondicionados en estadios y escuelas de la provincia.

El dique se rompió en el tramo de Changkai del río Fuhe alrededor de las 18:30 horas del lunes (10:30 GMT), aunque a las 07:00 horas de este martes (22:00 GMT del lunes), la brecha se había ampliado a unos 400 metros de distancia.

En China, un dique en la ciudad de Fuzhou se derrumbó, lo que provocó el desbordamiento del río Fuhe, en la noche del lunes, agravándose la situación este martes.

El departamento de Asuntos Civiles de Jiangxi indicó que la población de las áreas anegadas está urgentemente necesitada de tiendas de campaña y alimentos, debido a que la llegada de la ayuda se ha visto afectada por el cierre de carreteras.

Algunos tramos de la carretera que une la ciudad de Fuzhou con la capital provincial, Nanchang, están incomunicadas debido a que a los altos niveles de agua.

En tanto, el ministerio chino de Asuntos Civiles informó hasta el medio día de este martes las inundaciones han dejado 199 muertos, 123 desaparecidos y más de 29 millones de afectados en 10 provincias y municipalidades del sureste del país.

Las regiones más afectadas por las lluvias, que han obligado también a la evacuación de 2.3 millones de personas, son las provincias de Hunan, Zhejiang, Fujian, Jiangxi, Hubei, Guangdong, Sichuan y Guizhou, así como en la municipalidad de Chongqing y la región de Guangxi.

Las intensas lluvias también han anegado más de 1.6 millones de hectáreas de campos de cultivo, de los cuales el 12.5% han quedado completamente destruido, provocado el colapso de 195,000 viviendas colapsaron y daños a otras 568,000 construcciones, algunas de ellas graves.

En Brasil, el número de muertos por las intensas lluvias e inundaciones han dejado un saldo de 41 personas muertas y 1,000 desaparecidas.

El monto total de las pérdidas económicas ocasionadas por las inundaciones se sitúa hasta ahora en 42,120 millones de yuanes (unos 6,170 millones de dólares), según el ministerio, que ha enviado ayuda, alimentos y casas de campaña a las zonas afectadas.

De acuerdo con los pronósticos meteorológicos, una nueva oleada de lluvias torrenciales azotará la mayor parte del sur de China entre mañana miércoles y el próximo sábado, por lo que las autoridades se mantienen en alerta.

En Brasil, 41 muertos

Al otro lado del mundo, el número de muertes por las lluvias que se han registrado principalmente en los estados brasileños de Pernambuco y Alagoas se elevó a 41, mientras que 1,000 personas continúan desaparecidas y se contabilizan 100 mil damnificados.

Defensa Civil de ambos estados confirmó, a través de comunicados, que las ciudades que se encuentran en estado de emergencia ascendieron de 21 a 35 en Alagoas y de 35 a 39 en Pernambuco, informó la Agencia Brasil.

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sobrevolará en helicóptero las zonas inundadas para verificar la situación, mientras un Gabinete de Crisis, coordinado por el Gobierno de Seguridad Institucional fue creado especialmente para atender la contingencia.

El gobierno de Luiz Inacio Lula Da Silva liberó más de 56 millones de dólares para auxiliar a la población afectada por las inundaciones.

En tanto, el gobierno federal liberó 100 millones de reales (más de 56 millones de dólares) para apoyar a la población afectada por las constantes lluvias que han caído desde el jueves de la semana pasada.

También se enviarán más de 75,000 canastas con productos básicos y kits para inundaciones y la Fuerza de Seguridad Nacional mandará 400 hombres para los trabajos de asistencia, logística y distribución de alimentos.

Además, los equipos laborarán en la reconstrucción de puentes y la instalación de generadores de energía eléctrica.

apr